Dos agentes de la Policía francesa han matado a tiros a un agricultor de 37 años después de un incidente con él tras haberse negado a pasar una inspección sanitaria y haber sido puesto en busca y captura. Las autoridades galas ha abierto una investigación para determinar si ha podido haber un exceso de violencia en este incidente.

Los hechos han ocurrido en la localidad de Trivy cuando los dos gendarmes acudía a detener al ahora fallecido que llevaba al parecer una semana en la carretera tras un incidente con unas inspección sanitaria «polémica», según distintas fuentes de la prensa francesa.

Ambos policía localizaron al agricultor en una carretera y, según su versión, intentó arrollarles con su tractor, produciéndose un incidente en el que, al parecer, los echó por un estrecho camino de tierra y le acabaron disparando fatalmente», según detalló el magistrado que lleva la causa.

La investigación de la propia Policía francesa para analizar estos hechos ha sido confiada a la inspección técnica de la Gendarmería y las primeras observaciones fueron realizadas por la sección de investigación de Dijon. La autopsia determinará cuántos disparos impactaron en el agricultor. Este último era soltero y sin hijos y según algunos vecinos no tenía antecedentes violentos.