La Covid ha supuesto una limitación para los negocios, sobre todo respecto a los aspectos de movilidad, negociaciones cara a cara, cuestiones logísticas, … hoy más que nunca es necesario avanzar en la digitalización. Gracias a la plataforma MADI, Mercado Agrario Digital, las transacciones agrarias están mejorando a pasos agigantados.

Madi es una plataforma B2B que permite a los compradores y vendedores de productos agrarios hacer negocios rápidamente. Es una aplicación móvil fácil y amigable donde en 30 segundos un mayorista puede recibir todas las órdenes de compra de sus clientes, mejorando la fidelización y gestionando mejor los precios y la rentabilidad.

Esta disruptiva start up está creada por un grupo de emprendedores localizados a lo largo del territorio nacional, y entre los que está un almeriense como socio inversor y diseñador de la estrategia de negocio, Diego Soler, quien afirma que “nuestro objetivo ha sido desarrollar una plataforma que permita tomar el control de los canales comerciales de la fruta y verdura en España y Europa. El mundo de las plataformas digitales y el potencial que ofrecen de venta de manera rápida y eficiente a través de un dispositivo móvil en cualquier lugar y momento puede dar la solución a parte de los problemas por los que está pasando este sector”.

Está realizada y pensada para aquel vendedor que no dispone de tiempo para gestionar su stock. La plataforma MADI es muy fácil de manejar y estará asistido en todo momento por un experto para resolver sus dudas. Además, define estrategias de precios a través de un algoritmo basado en Big Data e Inteligencia Artificial.

Pone a disposición de los vendedores todos los servicios necesarios para que éste pueda hacer la venta de la manera más óptima y cuenta con un sistema de pago seguro para tranquilidad tanto del vendedor como del comprador.

MADI, es una plataforma tecnológicamente madura, con cuatro años en desarrollo, dispone de una versión Web y versión para Android (IOS en desarrollo). El equipo que conforma MADI se caracteriza por su alta cualificación técnica, un incomparable espíritu emprendedor y por especialistas de producto que conocen perfectamente la realidad comercial del mercado. Es sin duda, una herramienta que está cambiando el curso del sector agrario.