se veía anunciando desde hace tiempo y poco a poco se ha ido consolidando como el gran producto estrella de las cotizaciones de las lonjas. La paja ha alcanzado esta semana pasada los 76 euros la tonelada, un récord absoluto en los últimos diez años que está provocando que exista incluso desabastecimiento y que muchos ganaderos, en especial en las dos Castillas, estén buscándola incluso en otras CCAA.

Parte de la clave de este alto precio radica en que después de dos meses de intensas nevadas, que a día de hoy todavía cubren extensas zonas, han visto reducido significativamente el almacenaje de forrajes y la demanda se ha disparado. Tanto que la paja es el producto que manda ya en la Lonja de Salamanca, que sigue cubierta de oro en la actualidad con ese precio de récord. Así queda reflejado semana tras semana en la sesión celebrada entre los vocales de los sectores compradores y productor, que ven que la paja se ha convertido casi en un bien de lujo para los profesionales.

Y es que, pese a la bajada de un euro en la Lonja de este 26 de marzo (hasta tres en la Lonja de León), el precio fijado para este producto asciende a 76 euros por tonelada, nunca (casi) nunca visto en un cultivo como éste y cuya ausencia ha disparado el precio hasta este nivel, según recoge Chema Díez en latribunadesalamanca.com.

En enero de 2017, la paja cotizaba a 39 euros por tonelada, por los 67 euros del mes de mayo, para llegar a los 76 actuales. ¿Alcanzará el récord de los 101 euros por tonelada de enero del año 2006? Quizá este producto haya iniciado ya su tendencia a la baja, pero pese a todo se encuentra en un momento ‘deseado’, especialmente para el que tiene la opción de vender.

Desde hace varios meses, los vocales de los sectores productor y comprador solo han hecho que alabar este producto y cotizar al alza por su valor en el mercado, o incluso parar las subidas porque ha habido momentos en los que su precio se escapaba de toda lógica. Ahora, y con las últimas lluvias, parece que el precio tiende a estabilizarse.