El Gobierno ha vetado en el Congreso 22 enmiendas de la oposición a la normativa de gestión de la PAC por implicar una afectación a los presupuestos de en torno a 4.730 millones de euros, ya sea por menores ingresos o un aumento del gasto, siempre según las estimaciones del Ejecutivo.

El escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, excluye de la tramitación de esta norma enmiendas principalmente del PP y del PDeCAT, pero también de Esquerra Republicana, Ciudadanos, Vox y Coalición Canaria.

Para ello, el Ejecutivo se ampara en el artículo 134.6 de la Constitución que recoge su potestad para vetar cualquier iniciativa legislativa que suponga un aumento de gasto o minoración de los ingresos presupuestados.

Entre las medidas de mayor impacto, el Gobierno veta dos enmiendas de Vox y el PDeCAT para rebajar al 10% el IVA aplicado a todos los productos, bienes y servicios usados en actividades agrícolas -recortaría en 1.575 millones los ingresos-, una línea de créditos gestionados por el ICO de 1.000 millones planteada por el PP o un fondo de 1.000 millones para compensar las pérdidas de la sequía y la inflación, como proponían ERC y PDeCAT.

EL RECHAZO INCLUYE LA POSIBILIDAD DE APLICAR LA DOBLE TARIFA ELÉCTRICA AL REGADÍO

En declaraciones a Europa Press, la portavoz del PP ante la Comisión de Agricultura, Pesca y Alimentación, Milagros Marcos, ha criticado los vetos, destacando que llegan a afectar al cumplimiento de disposiciones legales de la última Ley de la Cadena Alimentaria pendientes de cumplir.

«Me parece una inmoralidad que se atrevan a decir que no se puede aplicar algo que ellos mismos han puesto en la ley», ha señalado Marcos, cuestionando que, con una recaudación adicional impulsada por la inflación de hasta 20.000 millones, ha dicho, un aumento del gasto de 58 millones en bonificar el gasto adicional en fertilizantes, carburante o plásticos, según cálculos del Gobierno, suponga «algo exagerado».

Según una disposición de la propia ley aprobada por las Cortes en diciembre de 2021, el Ejecutivo debe aprobar estas bonificaciones -hasta un 35% de la factura del gasóleo y un 15% la de plásticos y fertilizantes- así como la doble facturación de la potencia eléctrica. En este caso, PSOE y Unidas Podemos tumbaron la semana pasada en el Congreso una proposición de ley del PP en este sentido.

«No sé ni cómo calificarlo, es un desprecio al mundo rural», ha abundado Marcos, exigiendo el cumplimiento de las propias disposiciones legales de sus iniciativas. Otros de los vetos, ha explicado, afecta a un cambio normativo para excluir del IRPF las ayudas recibidas en los últimos planes de ayuda, por suponer un recorte en los ingresos de 5,1 millones.