Sevilla, primera provincia productora de girasol de España, ha iniciado esta semana la recolección de las casi 130.000 hectáreas de esta oleaginosa, que se ha adelantado por la ola de calor y ante la que se augura una reducción de los rendimientos, hasta el punto de que superficie cultiva ha subido un 20% de media pero la producción solo lo hará un 7,5%. Por eso, esperan una cotización sobre los 800 euros la tonelada.

La invasión de Ucrania está en el origen del incremento de los precios del aceite de girasol en los mercados internacionales -cotiza a 1.600 euros/tonelada-, y en consecuencia en el crecimiento de las siembras de esta oleaginosa.

Tal como constatan los servicios técnicos de ASAJA-Sevilla, la superficie dedicada al girasol ha crecido en España y en Andalucía más de un 20%, al pasar de 626.000 hectáreas a 750.000, en el caso de España; y de casi 194.000 a 246.374 en el caso de Andalucía. En la provincia de Sevilla este incremento porcentual de superficie es aún mayor. Los agricultores sevillanos han incrementado las siembras de girasol en un 30%, al pasar de las 99.335 hectáreas de la pasada campaña a las 129.554 de la actual.

Por desgracia, este incremento de superficies será insuficiente para cubrir toda la demanda nacional, puesto que la productividad de esta campaña estará por debajo de la media. En concreto, en el caso de Sevilla y de Andalucía el golpe de calor de mediados de junio, con temperaturas que superaron los 40 grados, ha afectado negativamente al girasol, que estaba en ese momento en plena floración y llenado de grano.

RENDIMIENTOS POR DEBAJO DE LA MEDIA Y SE ESPERA UNA COTIZACIÓN SOBRE LOS 800 EUROS LA TONELADA

Las primeras fincas recolectadas en la provincia de Sevilla así lo confirman. En el caso de los secanos la media que se está obteniendo es de 1.000 kilos por hectárea, mientras que en los regadíos (con mucha menos superficie) la media de producción obtenida está en los 3.000 kilos por hectárea.

Las previsiones apuntan a que, pese al notable incremento de superficie (+ 20%), la producción nacional sólo se incrementará en un 7,5% con respecto a la pasada campaña. Se estima que la cosecha española de girasol estará en torno a 825.000 toneladas, una producción que no permitirá satisfacer toda la demanda nacional de pipa de girasol. Se estima que nuestro país necesita 1,2 millones de toneladas de pipas para abastecer la demanda interna de aceite de girasol y el consumo de torta destinado a la formulación de piensos.

A la espera de que la pipa comience a cotizar en las lonjas, los servicios técnicos de ASAJA-Sevilla estiman que, teniendo en cuenta las cotizaciones internacionales, la pipa de girasol tipo (9% de humedad, 2% de impurezas y 44% de rendimiento graso) debería rondar los 800 euros/tonelada.

ASAJA-SEVILLA ABOGA POR LA CONTINUIDAD DE LA AYUDA ASOCIADA EN LA NUEVA PAC

Por otra parte, y en relación a la nueva PAC, los agricultores sevillanos se han llevado una desagradable sorpresa al conocer ahora, en el tiempo de descuento que, si el Ministerio de Agricultura no lo remedia, en la próxima campaña el girasol dejará de percibir la ayuda asociada para el fomento de los cultivos proteicos que ha venido recibiendo este cultivo hasta la presente campaña.

Se trata de una ayuda fundamental que ha mitigado la recesión de este cultivo proteaginoso del que nuestro país es deficitario. Por lo que ASAJA-Sevilla ha instado al Ministerio de Agricultura a renegociar ante la Comisión Europea el mantenimiento de la ayuda asociada al girasol en el nuevo Plan Estratégico Nacional de la PAC.

Si finalmente no fuera posible mantener la ayuda al girasol en el denominado plan proteico, el Ministerio de Agricultura debe lograr que la Comisión autorice un ligero rebasamiento del porcentaje presupuestario previsto para ayudas asociadas (actualmente 13%) para incluir al girasol dentro del paquete de sectores y cultivos con ayudas asociadas, dado que este incentivo está más que justificado.