Desde el pasado 31 de agosto, debido a la entrada de una nueva DANA por el oeste del país, se ha producido un aumento muy significativo de la inestabilidad meteorológica registrada hasta el momento. Esta situación se ha traducido en intensas lluvias, en ocasiones acompañadas de pedrisco, que han provocado graves inundaciones y pueden haber causado daños en varios cultivos que actualmente se encuentran en un estado de desarrollo avanzado, según reconoce Agroseguro.

Los municipios afectados en Castilla-La Mancha son numerosos, y se sitúan principalmente en las comarcas de La Sagra, Mancha Alta y Montes de Toledo (Toledo); Manchuela, Mancha Alta y Mancha Baja (Cuenca); Campo de Montiel, Mancha y Campo de Calatrava (Ciudad Real); y los municipios de Villarrobledo y Ossa de Montiel (Albacete). Los cultivos manchegos que más han sufrido los efectos de la lluvia y el pedrisco son varios, entre otros la viña, el olivar, el almendro y el pistacho. También hay daños en hortalizas como pimiento, cebolla, brócoli, melón o tomate.

En Andalucía, la mayor parte de los daños se han producido en la provincia de Jaén. Una tormenta de pedrisco registrada el martes por la tarde ha afectado a más de 2.700 hectáreas de olivar. Los mayores daños se concentran en Úbeda y municipios de su entorno, así como en zonas de la Sierra de Cazorla como Cazorla, Quesada o Peal de Becerro.

En Aragón, las fuertes lluvias han provocado la inundación de parcelas del municipio zaragozano de Cariñena, con especial preocupación por los daños que hayan podido causar en el viñedo. En el caso de Navarra, los agricultores asegurados confirman inundaciones de parcelas situadas en la zona media de la Comunidad Foral y en la Ribera, con especial atención a cultivos hortícolas (principalmente, tomate y pimiento) de municipios como Tudela, Caparroso, Lodosa o Lerín, entre otros.

En el noroeste de la península, se esperan daños en León, donde el granizo ha causado siniestros en cultivos de maíz y lúpulo en la comarca de El Páramo, así como en manzanos de El Bierzo. En Orense, por su parte, los agricultores asegurados advierten de daños provocados por las tormentas en viñas de la comarca de O Ribeiro.

EL SECTOR AGRARIO DEL ÁREA MEDITERRÁNEA ESQUIVA LOS DAÑOS GENERALIZADOS

En cambio, aquellas zonas donde se han producido fuertes daños en infraestructuras y vías de comunicación por la nueva DANA  podrían haber evitado los daños generalizados en el campo, a tenor de las primeras informaciones que trasladan los productores asegurados. En Cataluña, y en concreto en la zona de Tarragona, fuertemente golpeada por la DANA, el principal cultivo presente es el arroz, del que se espera que no sufra daños de relevancia por los efectos del agua. Sin embargo, es probable que sí se registren siniestros puntuales en parcelas de olivar o cítricos del sur de la provincia, aunque no será posible determinarlo hasta que no cesen las complicaciones derivadas del temporal.

Algo similar sucede en la Comunidad Valenciana, donde las intensas lluvias pueden haber provocado daños puntuales en cítricos de Castellón y Valencia. Además, aunque la fuerte tormenta acompañada de pedrisco que se produjo el pasado el lunes, 30 de agosto, levantó las alarmas del campo castellonense, finalmente descargó acompañada de lluvia y redujo, por tanto, sus efectos destructivos sobre los cultivos.