La UAGR-COAG ha alertado de la grave crisis de los ganaderos de ovino. Tras casi un año de pandemia, uno de los sectores agrarios que peor lo está pasando es el ovino de carne, ya que el precio de los corderos lechales está por los suelos. Por este motivo la UAGR solicita al Gobierno regional que ayude a los ganaderos afectados y ponga en marcha urgentemente el Plan de rescate de la ganadería extensiva que plantea el recién aprobado presupuesto de La Rioja.

Tras el pequeño respiro que supuso la navidad para los ganaderos de ovino, en la segunda semana de enero comenzaron los descensos del precio del cordero de leche, situándose en los 3,70 euros/kilo/vivo (teóricamente, 50 euros por un cordero de 13,5 kilos). Pero la realidad que llega a las explotaciones ganaderas es bien distinta, ya que el precio pagado rara vez supera los 48 euros, ni los corderos son retirados de las granjas hasta que pesan al menos 16-18 kilos. Además, el precio de los piensos se ha disparado en el último año (33% más), subida que continúa en 2021 (un 8% en enero).

Así las cosas, la Unión de Agricultores y Ganaderos de La Rioja solicita al Gobierno regional que implemente ayudas directas para los ganaderos afectados y ponga en marcha de manera urgente el Plan de rescate para la ganadería extensiva, tal y como recogen los recién aprobados presupuestos.

A este respecto, la Unión recuerda su propuesta para los presupuestos de la Consejería de Agricultura y Ganadería de un Plan de rescate de la ganadería extensiva, tanto en el valle como en la sierra.

Como señala en una nota, ante la crisis de los ganaderos de ovino»este sector está viéndose abocado a desaparecer si no se actúa de forma contundente. Es necesario promocionar los bienes públicos que genera, la esencialidad de su actividad, y un apoyo institucional al mismo. Trabajar en los canales cortos de comercialización, mejorar la rentabilidad y modernización de las explotaciones, nuevos métodos de gestión del ganado, concentración de las producciones, etc».