El Día de la Mujer Trabajadora es un evento fijado en el calendario internacional para conmemorar la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres y el papel de las mujeres en la sociedad, la economía y su propio desarrollo personal. En Jisap han querido aprovechar la oportunidad un año más para poner de relieve el valor de la mujer en uno de los motores de nuestra sociedad y economía, como es el sector ganadero.

Ana, María José e Isabel han abierto las puertas a su día a día, a su experiencia en el sector ganadero y a las motivaciones que les ayudaron a llegar a donde están ahora y a dar el máximo de sí mismas todos los días, gracias a una iniciativa de Jisap con el objetivo de visibilizar y poner en valor el trabajo de la mujer en el sector ganadero y como un reflejo de reciente estudio sobre el cada vez mayor papel de las mujeres como titulares o jefas de explotación en el mundo agrario.

María José, Responsable de Gestión Ganadera

María José lleva 22 años trabajando en Jisap y en el sector ganadero, y hace 8 que es responsable del departamento de Gestión Ganadera. De pequeña quería ser farmacéutica y gracias a su constancia, dedicación y empeño, hoy en día le apasiona su trabajo.

– ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

La satisfacción de poder resolver los problemas que se presentan en el día a día, analizando la situación, marcando tus propias acciones, con objeto de que no vuelva a ocurrir, y por supuesto, la buena relación con mis compañeros.

– ¿Y lo que menos?

La situación de tensión que se genera cuando se presentan varias dificultades, que te impiden desarrollar tu trabajo con normalidad.

– En la mayoría de comunidades autónomas, la mujer está mucho menos presente que el hombre en la ganadería, ¿a qué crees que se debe?

Creo que aún sigue influyendo  la  mentalidad y la tradición, porque siempre se ha visto la ganadería como un trabajo de hombres.

– En base a tu propia experiencia, ¿cómo crees que podría solucionarse?

Con formación, apoyo e implantando ayudas.

– Si tuvieras que lanzarle un mensaje a las mujeres jóvenes de hoy en día, ¿cuál sería?

Que sean valientes, no tengan miedo y que lo importante es hacer aquello que realmente te gusta.

Isabel, Veterinaria Ganadera

Isabel decidió ser veterinaria en cuanto tuvo uso de razón. Desde pequeña tenía la meta fijada en el trabajo con animales y en cuanto acabó la carrera, buscó una empresa fuerte en el área en la que poder desarrollarse profesionalmente, y así fue como comenzó a trabajar en Jisap. Hoy en día se levanta a las 5:30h y dedica su jornada laboral a lo que más le gusta.

– ¿Cómo llegaste al sector ganadero?

Empecé la carrera queriendo dedicarme a la clínica de pequeños animales, sin embargo, en el primer contacto que tuve con el mundo de la producción animal cambié de idea totalmente y a pesar de no haber tenido nunca relación con el mundo ganadero ni con nada relacionado, este sector empezó a interesarme y gustarme cada vez más.

– Muchas personas que nos estén leyendo desconocerán a qué se dedica un veterinario en una empresa ganadera, ¿puedes explicarnos un poco cómo es tu día a día?

Pues en mi caso concreto, parte de la semana la dedico a las futuras madres, donde me encargo desde su vacunación hasta su selección para más tarde enviarlas a granjas de madres. Los días restantes voy como refuerzo a una granja de madres donde trabajo sobre todo en paridera, y además he empezado a organizar a los vacunadores/cargadores de la zona de Murcia.

– En la mayoría de comunidades autónomas, la mujer está mucho menos presente que el hombre en la ganadería, ¿a qué crees que se debe?

Creo que el sector está masculinizado desde hace muchos años porque la mayoría de personas que han demandado empleo han sido del género masculino, y por tanto, a ojos de la sociedad se ha visto siempre como “un trabajo de hombres” igual que pasa en otros sectores como el de la construcción. Esto hace que el género femenino no se interese por la ganadería a no ser que les venga de familia y hayan crecido en este entorno.

En el caso concreto de la veterinaria, se puede decir que hay más veterinarios en el sector porque antes gran parte de los estudiantes eran hombres. Actualmente pasa todo lo contrario, la mayoría de estudiantes de veterinaria son mujeres.

– En base a tu propia experiencia, ¿cómo crees que se alcanzarían cuotas similares entre hombres y mujeres en la ganadería? ¿Qué medidas se podrían tomar o qué debería dejar de hacerse para alcanzarlas?

Yo soy de las que piensan que la igualdad no es que haya dos mujeres y dos hombres, para mí, igualdad es dar las mismas oportunidades a ambos. Por otro lado, también pienso que para empezar habría que atraer más mujeres al sector haciéndoles ver que el trabajo en granja no es solo cosa de hombres.

– Echando la vista atrás, ¿crees que en algún momento de tu carrera te ha condicionado el hecho de ser mujer?

No, hasta ahora he logrado realizar mi trabajo perfectamente sin que me condicione el hecho de ser mujer, es más, me he encontrado en situaciones donde esto ha sido una ventaja más que un problema.

– Si tuvieras que lanzarle un mensaje a las mujeres jóvenes de hoy en día, ¿cuál sería?

Nunca permitáis que os digan que no podéis, demostrad lo que valéis.

Ana, Ingeniera técnica de mantenimiento

Ana nunca había pensado en dedicarse al sector ganadero y nos comenta que ni siquiera conocía mucho el sector antes de trabajar en Jisap. Cuando finalizó su trabajo final de máster, conoció el proyecto de la compañía y le pareció muy interesante incorporarse a él. Desde entonces, trabaja desde el departamento de mantenimiento asegurándose de que todas las averías o reformas planificadas en las distintas instalaciones se llevan a cabo correctamente.

– ¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

Por una parte, la satisfacción de alcanzar los proyectos y objetivos propuestos. Por otro lado, el equipo en el que me encuentro creo que es muy trabajador y el ambiente sin duda, es un punto clave para desarrollar el día a día mucho más motivado.

– ¿Y lo que menos?

Creo que todos tenemos situaciones que nos suponen un reto y hoy en día un aspecto difícil es la incertidumbre del entorno. Es complejo gestionar todas las variables externas a la empresa y puede generar cierto estrés en el desarrollo del día a día.

– En la mayoría de comunidades autónomas, la mujer está mucho menos presente que el hombre en la ganadería, ¿a qué crees que se debe?

Es un área que tradicionalmente ha sido ocupada en gran parte por hombres debido a los modos de vida precedentes. Pienso que es un sector en el que se debe hacer un mayor esfuerzo para alcanzar una mayor representación de la mujer y erradicar mitos o falsas creencias en cuanto a la mujer en esta área.

– En base a tu propia experiencia, ¿cómo crees que se alcanzarían cuotas similares entre hombres y mujeres en la ganadería? ¿Qué medidas se podrían tomar o qué debería dejar de hacerse para alcanzarlas?

Es un aspecto complicado debido al modo de vida y otros aspectos culturales que se han sufrido durante muchos años, en el que se limitaba el papel de la mujer en el ámbito laboral. Había una fuerte discriminación hacia la mujer y una falta de reconocimiento de sus derechos. Por ello creo que lo más importante es la educación, educar en una sociedad en igualdad de oportunidades y mostrando el abanico de posibilidades que hay en el mercado laboral, sin encasillar en ciertos puestos de trabajo según el género. Además se deberían añadir referentes en ciertos sectores poniendo de manifiesto el trabajo oculto de mujeres que luchan por la igualdad en los que la única cara visible es la del hombre.

– El sector ganadero ha experimentado cambios en los últimos años y se han hecho avances en cuestiones de medioambiente, bienestar animal, sostenibilidad… ¿Crees que ha habido avances reales en cuestión de igualdad?

Sí, creo que cada vez se están valorando más las cualidades y la valía del perfil para las necesidades que hay que cubrir en la empresa sin tener en cuenta si es un hombre o una mujer. Además, se mejoran aspectos sociales para facilitar conciliación de vida familiar y laboral, evitando la exclusión de mujeres que quieren ser madres u otras circunstancias similares.

– Echando la vista atrás, ¿crees que en algún momento de tu carrera te ha condicionado el hecho de ser mujer?

Aunque mi experiencia no es muy dilatada, tanto en mi caso como otros que puedan existir en mi entorno, creo que no. Estamos logrando una sociedad con mayor igualdad de oportunidades en la que se valora cada vez más el esfuerzo y el trabajo sin importar de dónde proviene.

– Si tuvieras que lanzarle un mensaje a las mujeres jóvenes de hoy en día, ¿cuál sería?

Que se esfuercen realmente por lo que les gusta, no hay que dejarse llevar por lo que se debería hacer o lo que tradicionalmente ha estado bien visto hacer, no hay que encasillarse en los estereotipos. Cada vez estamos teniendo más referentes en todos los ámbitos y se demuestra que con ganas e ilusión, se puede alcanzar cualquier meta.

– ¿Y al resto de mujeres?

Que debemos continuar trabajando por una sociedad con una igualdad de oportunidades en la que se reivindiquen los derechos y necesidades de las mujeres. Creo que es un aspecto muy importante poner de manifiesto situaciones de injusticia que, aunque se hayan reducido, deben erradicarse completamente y perder el miedo al cambio y a la reivindicación.