Agricultores y ganaderos, convocados por Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, han marchado este domingo por Madrid, acompañados por un centenar de tractores, para pedir al Gobierno que les escuche, reformas de las políticas en la Unión Europea (UE) y por precios justos para los productores y los consumidores.

La manifestación -a la que han asistido 78 tractores y 450 personas según la Delegación del Gobierno, y un millar de personas y entre 150 y 200 vehículos, según los convocantes- es la segunda organizada por Unión de Uniones en Madrid y la tercera agraria desde que empezó la oleada actual de protestas en el campo español.

Con el lema ‘Nos siguen sobrando los motivos’, los agricultores han llegado a Madrid con sus tractores y en autobuses procedentes de cinco vías de entrada de cinco provincias diferentes y provenientes en su mayoría de Castilla-La Mancha, Madrid y Castilla y León, aunque también ha habido representación de Asturias.

Los agricultores han llevado a cabo este domingo en Madrid una nueva tractorada en tono festivo y al son del «Y viva España», de Manolo Escobar, pero también adaptando el «Nos sobran los motivos», de Joaquín Sabina, porque aseguran que tienen muchas razones para seguir protestando.

TRACTORADA FESTIVA Y LÚDICA Y ENTREGA DE ACEITE A UNA ONG

Al ser domingo, muchos han venido con sus familias y ha sido fácil ver niños en la manifestación, uno de ellos con una pancarta que decía: «Quiero ser agricultor, dejadme».

De la zona de Calatayud (Zaragoza) ha llegado Jaime, un agricultor cerealista que protesta por unos precios justos y en contra del «bajo precio» al que entra el cereal de fuera de la Unión Europea (UE) porque, según ha dicho, «hunde los precios», y también se moviliza en contra de la burocracia a la que les obliga la PAC.

Desde El Pozo de Guadalajara ha viajado a la capital Marcos, un agricultor que cultiva cereal y pistacho y que ha manifestado a Efeagro su desacuerdo con las normativas medioambientales que afectan al sector y que, según ha dicho, les están «machacando».

«Está muy bien que la agricultura sea verde, pero tiene que ser rentable, si no es rentable se va a quedar esto como un desierto, como un erial», ha señalado.

El hartazgo de los agricultores por la burocracia ha quedado de manifiesto también en algunas de las pancartas que han paseado, que exhibían lemas como «Sobran papeles, faltan soluciones» o «Queremos una agricultora libre no esclava de la administración».

El rechazo a las normas medioambientales era visible en lemas como «No a la agenda 2030, es la ruina», «Ecologistas fuera» o «eco-regímenes no».

Algunos agricultores han llegado con cencerros, que han sonado durante todo el trayecto, al igual que no han dejado de oírse las bocinas de los tractores, en muchos casos improvisando ritmos para hacer la tractorada lo más festiva posible.

También se ha llevado a cabo un acto solidario, con la donación de Unión de Uniones a la organización Mensajeros De La Paz de 27 garrafas de 5 litros de aceite de oliva, como protesta por su precio, que hace que, según los agricultores, sólo puedan permitírselo las personas con un nivel adquisitivo importante.