Los datos reflejan una realidad: este año la campaña de cereal de invierno ha sido complicada, con un descenso de la producción del 28,2%. Sin embargo, y a pesar de esta caída, los datos también demuestran que la mejora vegetal, el uso de semilla certifica y los ensayos de campo en busca de variedades más adaptadas han conseguido una evitar una mayor caída del rendimiento de los cultivos.

Es una de las conclusiones que se extraen del Dosier de Cultivos de Invierno 2021 / 2022 que Red Arax ha presentado este lunes 4 en rueda de prensa. “Hay un colchón que es la mejora vegetal que hace que esa caída no haya sido peor”, ha indicado Miguel Gutiérrez, el jefe del Área de Cultivos Herbáceos del CTA– Centro de Transformación Agroalimentario del Gobierno de Aragón. “Y eso hace que, a pesar del descenso de producción, esa disminución sea positiva”, ha añadido Gutiérrez.

Este año se han cosechado en Aragón 2.028.034 millones de toneladas de cereal. Un 28,23% menos respecto a la última campaña. “Ha sido un descenso de producción generalizado en toda España debido a las condiciones meteorológicas”, ha matizado Jesús Abadías, responsable de Innovación en Cooperativas Agroalimentarias de Aragón. “En primavera había buenas expectativas, pero las bajas temperaturas de abril unido a las tormentas y luego a las olas de calor, acabaron con ella”, ha añadido Abadías.

Red Arax lleva cuatro años realizando, junto a 12 cooperativas, ensayos de campo donde se analizan la adaptación de variedades de cereal a las actuales condiciones climáticas, su resiliencia, productividad o resistencia a enfermedades. Unos resultados de la mejora vegetal que ahora se han hecho públicos a través de este dosier y que la red muestra en campo a los socios de las cooperativas.

“Los agricultores ven in situ el desarrollo de cada variedad y eso les permite tomar decisiones”, ha explicado Miguel Gutiérrez quien ha puesto el énfasis en la “transferencia directa” que hace Red Arax.

DATOS POR PROVINCIA

El descenso de productividad ha sido generalizado y ha afectado a las tres provincias aragonesas. En Huesca se ha reducido un 24,8% la cosecha de cereal de invierno situándose este año en 836.564 toneladas.

Respecto a Teruel la producción ha disminuido un 30,19% respecto a 2021. “La climatología no ha acompañado al final de la campaña. El granizo, los tornados en el Bajo Aragón y las fuertes tormentas acabaron con cualquier expectativa”, ha indicado Miguel Gutiérrez.

En la provincia de Zaragoza se han cosechado 741.584 toneladas de cereal. Es decir, un 30,58%. El año pasado los rendimientos se situaban en 3,14 toneladas por hectárea de mida y en esta campaña es de 2,43 t/ha.