Un estudio nuevo de la UE revela que la UE necesitaría 19 millones de hectáreas más de tierras agrícolas para producir la misma cantidad de productos alimentarios sin técnicas de obtención vegetal, destacando que la mejora genética de los cultivos en la UE refuerza en 14.000 millones de euros su PIB, aunque advierte de que la política medioambiental y el marco reglamentario deben mejorarse para maximizar los beneficios.

El Secretario general del Copa y de la Cogeca, Pekka Pesonen, se ha falicitado por este estudio sobre ‘El valor económico, social y medio ambiental de la obtención vegetal en la UE’, realizado por el instituto de investigación HFFA por encargo de la Plataforma tecnológica sobre plantas europeas, de la que es miembro el Copa y la Cogeca.

En él se demuestra que la innovación en obtención vegetal tiene una gran importancia, «sobre todo a la hora de reforzar la competitividad de las tierras arables de la UE en un 74%, para que la UE pueda contribuir a erradicar el hambre y la malnutrición a nivel global».

el estudio de la ue destaca que de la obtención vegetal se derivan beneficios para el medio ambiente al contribuir a ahorrar los escasos recursos

En el mismo estudio se demuestra que la mejora genética de los cultivos en la UE refuerza de manera significativa su economía, añadiendo más de 14.000 millones de euros a su Producto Interior Bruto. También refuerza el crecimiento económico y la creación de empleo en la UE, así como la renta agrícola anual en un 30%, según las estimaciones realizadas estos últimos 15 años.

OBTENCION VEGETAL 2De la obtención vegetal se derivan igualmente beneficios sustanciales para el medio ambiente, ya que contribuye a ahorrar los escasos recursos de tierras del planeta generando mayores rendimientos por unidad de superficie según establece el estudio. Sin la obtención vegetal para la mayoría de los cultivos herbáceos de la UE durante los últimos 15 años, la superficie agrícola global se hubiera incrementado en más de 19 millones de hectáreas, añade el estudio.

Pero también deja claro que los obtentores de variedades vegetales de la UE deben hacer frente a una política y marco reglamentario que no deja de ser un importante reto, señala Pekka Pesonen. «Debería animárseles a invertir en nuevas tecnologías, en lugar de obstaculizar esas inversiones. Los grandes beneficios que genera, sin duda alguna, la obtención vegetal para la sociedad deben ser reconocidos y apoyados políticamente a través de una administración apropiada, una legislación sólida, un mayor apoyo financiero y una concienciación global, declara el estudio. Este estudio debería considerarse como un primer paso, ya que seguirá investigándose al respecto».

Para mayores detalles, remítanse a: http://www.plantetp.org/