Las protestas del sector del vacuno de leche han llegado hasta Euskadi. Los sindicatos agroganaderos vascos ENBA y EHNE han llevado a cabo una marcha láctea para protestar ante la «dinámica de precios bajos» de las cadenas de distribución de leche y exigir un precio mínimo de 0,70 euros.

Varias docenas de vehículos, «con unos veinte tractores por delante y numerosos coches por detrás», han participado en la marcha, que ha arrancado en el centro comercial Urbil en Usurbil (Gipuzkoa) y ha finalizado, tras recorrer Hernani, en Galarreta, han explicado este miércoles 25 en una nota de prensa.

En su comunicado recuerdan los contactos mantenido hasta el momento pero que «hemos recabado palabras correctas y amables, pero, lamentablemente, resultados más bien escasos y si bien, valoramos positivamente algunos pasos se han dado, no  es menos cierto que son manifiestamente insuficientes si tenemos en cuenta la gravedad del momento».

Con la marcha láctea  lo que han pretendido es reflejar la gravedad del momento que vive la cadena láctea «pero al fijar nuestra atención en la distribución, hemos querido subrayar la
responsabilidad de todas las cadenas de distribución, cada una de ellas en función de su cuota de mercado pero sin eximir de responsabilidad a ninguna de ellas, puesto que con su dinámica de precios bajos están asfixiando el conjunto de la cadena pero, muy especialmente, al eslabón más débil de la cadena que no es otro que el sector ganadero».

“EXIGIMOS QUE ADOPTEN EL PVP DE 0,70 EUROS COMO PRECIO MÍNIMO DE VENTA AL PÚBLICO PARA PODER CUBRIR COSTES”

Por eso, y recalcando que son conscientes del papel e importancia que tiene la distribución , han recalcado tres datos: El 92% de la leche comercializada en España se hace en los diversos formatos de tiendas y centros de la distribución organizada, es decir, casi toda la leche que llega al consumidor final llega de manos de la distribución. Asimismo, el informe del Observatorio de Precios del Ministerio, elaborado antes de la subida del pienso de otoño de 2020, fija en 0,68 euros el precio mínimo para poder cubrir costes. Finalmente, el 45% de la leche comercializada se vende por debajo de 0,60 euros, es decir, entre 8 y 10 céntimos por debajo de lo fijado por el Observatorio ministerial.

Para poder comprender mejor este fenómeno de bajos precios, insisten el fuerte peso de la marca de distribución (marca blanca) que acapara el 56% de las ventas de leche. Por todo ello, teniendo en cuenta estos tres datos, queda meridianamente claro que la distribución y su política de bajos precios en su marca de distribución son la principal clave para comprender la situación actual.

Por ello, las organizaciones EHNE y ENBA han aprovechado esta marcha láctea para exigir a las cadenas de distribución, cada una de ellas en función de su cuota de mercado pero sin eximir de responsabilidad a ninguna de ellas, que adapten sus precios de venta a público (PVP) de tal forma que se puedan, cuando menos, cubrir los costes del conjunto de la cadena muy especialmente, que se pueda garantizar la rentabilidad del sector productor y por ello, «en aras a clarificar la situación, tomando como base el informe elaborado por el Observatorio de Precios del Ministerio español, exigimos que
adopten el PVP de 0,70 euros como precio mínimo de venta al público».