La Dirección General de Consumo y la Agencia de Seguridad Alimentaria (Aesan) han confirmado que la multinacional Mondelez utiliza de forma «incorrecta» el término levadura en su marca Royal y, por ello, «induce a error» al consumidor.

La consideración de ambos organismos -adscritos al Ministerio de Consumo– está incluida en una resolución de Autocontrol, difundida por la Asociación Española de Fabricantes de Levadura, que denunciaba precisamente esta utilización fraudulenta por parte de Royal.

De hecho, Autocontrol -entidad encargada de dirimir disputas relacionadas con publicidad- le da la razón a la patronal y exige a Mondelez que deje de utilizar la palabra levadura en sus comunicaciones comerciales de esta enseña.

Concretamente, el producto se vende bajo el nombre comercial «Levadura Royal» y en el etiquetado también se incluye la mención «Levadura en polvo/Levadura química».

MONDELEZ ARGUMENTÓ QUE EXISTE UN VACÍO LEGAL, POR LO QUE OPTÓ POR UTILIZAR UNA EXPRESIÓN «ACEPTADA POR EL PÚBLICO»

La decisión de Autocontrol está sustentada en un dictamen de la Dirección General de Consumo que confirma que sólo se puede usar el término «levadura» cuando se trata «de un producto obtenido por proliferación de Saccharomyces cerevisia (un tipo de hongo)», tal y como figura en el Código Alimentario Español.

En su pronunciamiento, Aesan coincide en este mismo dictamen y corrobora que por el listado de ingredientes del producto de la marca Royal (aditivos gasificantes, bicarbonato de sodio, diosfato sódico, aditivo estabilizante, fosfato monocálcico y harina de arroz) no procede llamarlo levadura.

Mondelez, por su parte, argumentó que existe un vacío legal y que no hay una «denominación jurídica» específica para el producto que comercializa, por lo que optó por utilizar una expresión «aceptada por el público» para entender de qué tipo de producto se trata.

En este sentido, rechaza la posibilidad de utilizar otro tipo de términos como «polvos para hornear», ya que en su opinión el producto «puede tener otros usos», y considera que especificando en el etiquetado que se trata de «levadura química» el consumidor ya lo diferencia de la levadura tradicional.

Tras la resolución de Autocontrol, los fabricantes de levaduras han instado a los productores de «gasificantes» como Mondelez con Royal a que dejen de «etiquetar y publicitar incorrectamente» y no generen confusión entre los consumidores, según han apuntado en un comunicado. Cabe destacar que durante la pandemia, el usode este producto se disparó en los hogares.