Los retrasos en la campaña del tomate extremeño, que se extenderá hasta finales de septiembre, hace que este año se esté especialmente pendiente del cielo, pues las tormentas y lluvias podrían perjudicar a la producción.

En estos momentos, el sector extremeño prevé una producción ubicada en valores «normales», ha explicado a Efe el presidente de la Agrupación de Cooperativas de Extremadura (Acopaex), Domingo Fernández, pero septiembre será «muy importante».

por ahora se está recogiendo un 10 por ciento menos por hectárea en relación al año pasado

Transcurrido un tercio de la campaña actual del tomate, Fernández ha explicado que se está recogiendo entre 80.000 y 90.000 kilos por hectárea, lo que supone una media de un 10 por ciento menos en relación al año pasado.

TOMATE EXTREMEÑO 1Sin embargo, se han utilizado entre 1.500 y 2.000 hectáreas más para la campaña respecto al pasado ejercicio, por lo que esta circunstancia compensará el menor rendimiento y sitúa la producción en valores «normales».

De todas formas, el retraso de la campaña, que empezó más tarde de lo habitual y concluirá a finales de septiembre, hace que se tenga que estar más pendiente del cielo, debido a que en los últimos días de ese mes suelen ser más habituales las lluvias que en agosto.

Si además se tiene en cuenta que mucha cantidad del tomate de este año se recogerá en septiembre, es «muy importante» que «las lluvias no vengan durante ese mes».

se prevén reducciones en las producciones del resto de competidores mundiales, como Italia o Estados Unidos (EEUU), entre otros

Domingo Fernández ha explicado que la situación de merma en cuanto a kilos de tomate recogidos por hectárea también se está produciendo en el caso de otras zonas peninsulares como Portugal o Andalucía.

Además, también se prevén reducciones en las producciones del resto de competidores mundiales, como Italia o Estados Unidos (EEUU), entre otros.

TOMATE EXTREMEÑO 2Los retrasos en la campaña han venido acontecidos tanto por la situación de inestabilidad climatológica de abril y mayo como por las tormentas registradas en las Vegas Altas -fundamentalmente- durante los primeros días de julio.

En este último caso, Fernández ha recordado el importante número de hectáreas que se vieron afectadas, si no arrasadas, debido a las tormentas del pasado mes.

Por otra parte, y en relación a los precios, ha indicado que en algunas contrataciones se han mantenido y en otras se han ubicado ligeramente a la baja.