Las consejerías de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural y de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio han presentado al Consejo de Gobierno el nuevo Catálogo de Acciones contra la Seca de los Quercus, que reforzará las medidas contra una de las principales amenazas para la supervivencia de los alcornocales y las dehesas andaluzas. Esta afección dificulta el desarrollo y provoca la desecación de las encinas, alcornoques y otros árboles similares de estos agrosistemas, que en la comunidad autónoma cuentan con 1,3 millones de hectáreas distribuidas por más de 14.000 explotaciones agrícolas y ganaderas de un centenar de municipios.

El programa se financiará con los más de 32,5 millones de euros hasta 2020 que tiene presupuestados la Junta para la mejora y regeneración de formaciones adehesadas y alcornocales, procedentes tanto de recursos propios como del Fondo Europeo Agrario de Desarrollo Rural. Asimismo desarrollará las previsiones recogidas en el Plan Director de las Dehesas de Andalucía para hacer frente a este problema, que también se extiende  a todo el suroeste español y a Portugal.

Destaca la creación del Servicio de Diagnóstico de la Seca, que identificará los agentes y factores causantes para actuar sobre ellos

Los objetivos prioritarios se dirigen a fortalecer el estado de salud de los sistemas afectados, promover el registro de materias activas contra los agentes nocivos de los Quercus y la certificación sanitaria de plantas de vivero libres de los mismos e impulsar avances en la obtención de variedades resistentes y bioestimulantes. La seca puede ser causada tanto por agentes nocivos, principalmente el patógeno ‘Phytophthora cinnamomi’, que provoca la denominada podredumbre radical, como por factores ambientales generales (el decaimiento forestal vinculado al cambio climático) y afectan gravemenete a las dehesas andaluzas.

Entre las novedades incluidas en el catálogo, destaca la creación del Servicio de Diagnóstico de la Seca, que identificará los agentes y factores causantes para actuar sobre ellos y establecer medidas de prevención, evitando la propagación y reduciendo el efecto de los focos existentes. También prestará asesoramiento y apoyo con recomendaciones de manejo y buenas prácticas, así como con transferencia de conocimiento al sector.

El Servicio, ya en funcionamiento con carácter experimental en las dehesas andaluzas, está dotado con 1,3 millones de euros y cuenta con personal de las consejerías promotoras; el apoyo técnico de las agencias de Medio Ambiente y Agua y de Gestión Agraria y Pesquera de Andalucía; el Ifapa (Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera), y el conocimiento aportado por las universidades andaluzas y el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). La previsión es que se ponga en marcha plenamente en otoño.