La Junta de Castilla y León plantea medidas como el cobro de la PAC o un Plan de Reforestación para contribuir con los daños generados por el incendio de la Sierra de la Culebra, que se salda con 30.800 hectáreas calcinadas. La noticia llega tras el anuncio de un plan especial para ayudar a paliar los efectos adversos de esta catástrofe para la naturaleza y para los castellano leoneses de la zona.

Entre las medidas que se barajan están la exención de las cuotas a los cotos de caza afectados; el pastoreo en las zonas quemadas, cuando sea posible, la ampliación del cupo de animales en los cotos de caza colindantes, la reparación de los caminos y un Plan de Reforestación Medioambiental para paliar los efectos del devastador incendio forestal declarado hace una semana.

Estas medidas serán las mismas que se aprobaron hace ahora casi un año con el incendio de Avila, cuando se garantizó que “todos los agricultores y ganaderos afectados por el incendio tienen garantizado el cobro de las ayudas de la PAC 2021”.

Para ello, desde la Junta se ha pedido a las organizaciones agrarias su “estrecha colaboración” para ayudar a los ganaderos y agricultores afectados por el incendio de Sierra de la Culebra, ya que “son los verdaderos conocedores del terreno y parte importante para encaminar” los planes de recuperación. Por su parte los representantes de las organizaciones profesionales agrarias transmitieron también su preocupación por la apicultura, los castaños y los aprovechamientos micológicos.

La delegada territorial de la Junta en Zamora, Clara San Damián, ha recordado que, “debido a la mediación con Cobadú para las primeras actuaciones de emergencia, 31 ganaderos afectados por el incendio tienen cubierto el suministro de forrajes y bebederos para su ganado” y apostilló que “estamos estudiando el suministro de alimentos y agua a largo plazo. Sobre el terreno, se encuentran ya técnicos de la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León para ejecutar las obras de captación, conducción, depósitos y potabilizadoras y garantizar la calidad y la cantidad de agua en las 18 localidades afectadas por el fuego”.