La consejera de Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos, ha reconocido este miércoles 12 que la sequía ha puesto en «situación complicada» al campo, especialmente a la zona del Carrión, «difícil de solventar» y que la solución para el campo pasa por seguir modernizando las instalaciones para optimizar el uso del agua.

En rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Marcos ha explicado que aunque se autorizó la llegada del agua desde Riaño, en León, a la zona del Carrión, «no ha llegado a la zona regable y se ha perdido en otros usos en el trayecto intermedio».

Mientras que se estudia declarar la sequía, la CHDuero estudia por qué se ha perdido el agua destinada a la zona de Carrión

«La situación es complicada para el campo y difícil de solventar», que pasaría por seguir modernizando las instalaciones para que no sea «tan dramático» y «se optimice el uso del agua cuando hay agua».

Marcos ha recordado que el Ministerio ya está trabajando ante una posible declaración de sequía, que conllevaría beneficios fiscales para los agricultores afectados; mientras que la Confederación Hidrográfica del Duero continúa con su seguimiento de la situación y el estudio de lo que ha ocurrido con ese agua que no ha llegado a la zona del Carrión.

La también portavoz de la Junta no ve de momento que haya peligro para el abastecimiento humano ya que el más afectado es el campo de la Comunidad.

Esta situación de sequía está «condicionando las decisiones de siembra» de los agricultores de la Comunidad, que no saben sin tendrán agua suficiente para el riego, según ha denunciado hoy la alianza UPA-COAG como argumento para pedir que se amplíe del 30 de abril al 15 de mayo el plazo para presentar la solicitud de ayudas de la PAC 2017.

Marcos ha defendido que Castilla y León es la única comunidad que ya ha pagado todo lo autorizado, el 88 % de las ayudas de la PAC, aunque respaldará a las autonomías que ya han pedido que se amplíe ese plazo.