La Junta de Castilla y León valorará si es necesario aprobar una línea de ayudas a los agricultores afectados por las heladas de estos días atrás aunque, en primer lugar, serán los seguros agrarios los encargados de analizar y hacer frente a las pérdidas ocasionadas por estas bajas temperaturas que han afectado a cultivos como frutales, leguminosas o la remolacha.

«Veremos las cuantías y cómo se aplican los seguros y tras ello veremos las determinaciones que adoptamos», ha asegurado el consejero en funcione de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural de la Junta, Jesús Julio Carnero, en declaraciones a los medios.

Por ello, el titular de la cartera agraria ha resaltado la importancia de la figura de los seguros agrarios, que son los que aportan «certidumbre» ante la «inestabilidad» climatológica, de ahí que haya defendido su uso.

Sobre el plan hidrológico diseñado por la Confederación Hidrográfica del Duero que fue rechazado en un informe no vinculante por el Consejo del Agua de la Comunidad, integrado por distintos organismos y la propia Junta, el consejero ha asegurado que espera que el Gobierno de España y el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico «tome nota» y varíe su postura porque «el agua tiene que estar al servicio del hombre y no el hombre al servicio del agua», ha apostillado.

Finalmente, preguntado por si desea continuar como consejero en el próximo Ejecutivo autonómico una vez el ‘popular’ Alfonso Fernández Mañueco sea investido el lunes y conforme el próximo Gobierno a partir del 19 de abril, Carnero se ha limitado a decir que él sigue trabajando bajo sus funciones y está al servicio de lo que decida el próximo presidente autonómico, aunque su cartera será ocupada por un representante de Vox.

Cabe recordar que a nivel nacional, las primeras estimaciones de las indemnizaciones por las últimas heladas registradas durante el pasado fin de semana a causa de la borrasca Ciril se elevan hasta los 150 millones de euros, según los datos de Agroseguro.