La Junta de Castilla y León se ha negado a dejar un salón para que los agricultores celebren el tradicional convite del día de San Isidro, según ha denunciado la Unión de campesinos de Segovia. Aunque la negativa fue más allá y aseguraron que “lo podéis hacer en el aparcamiento si queréis”  fue la respuesta de la Junta a la persona encargada de la gestión, en referencia al aparcamiento de la escuela de capacitación agraria, en lugar de uno de los salones de esta escuela, que es  donde se ha venido celebrando tradicionalmente.

La organización no entiende este «desprecio mostrado hacia una fiesta como la de San Isidro, patrón de los agricultores y ganaderos, con gran arraigo en gran parte de los pueblos de nuestra provincia, que venía teniendo su reflejo en la capital durante los últimos años».

En la celebración de la capital, tras la tradicional misa y procesión, se celebraba un convite para todos los asistentes, entre los que se encontraban los representantes de las principales organizaciones agrarias, el Jefe del Servicio Territorial de Agricultura y Ganadería, funcionarios de dicho servicio etc., en las instalaciones de la escuela de capacitación agraria.

Pues bien, la UCCL critica que «después de unas inversiones millonarias por parte de la administración regional (con dinero por cierto, de la Consejería de Agricultura y Ganadería) para desmantelar una escuela dedicada a formar futuros profesionales agrícolas y ganaderos y reconvertirla en centro hípico,(al parecer inviable para cualquier empresa, a no ser que además de la inversión citada, la junta se lo regale a la empresa adjudicataria y le siga pagando los gastos con fondos de agricultura), tienen la desfachatez de negar un salón por un par de horas a los agricultores y ganaderos de la provincia, que somos quienes hemos pagado sus faraónicas instalaciones, para celebrar el día de nuestro patrón. Sencillamente inaudito e indignante».

Es por ello que desde la Unión de Campesinos de Segovia-UCCL muestran su más absoluto rechazo a esta decisión, «que no sabemos muy bien quién ha tomado (Delegación o Servicio Territorial), y que no es sino una prueba más de la línea de actuación de la administración regional con el sector agrario y ganadero de nuestra región y de esta provincia, que se traduce en pocas palabras en recortes, desinversión,  abandono y el desprecio más absoluto. Sirva como botón de muestra más reciente la respuesta de la administración hacia la solicitud de ayudas para paliar los graves efectos de la sequía».