La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha anunciado este jueves 30 en el Parlamento que la Junta de Andalucía va a apostar por la creación de «un mando único en el Infoca que refuerce su estructura, eficacia y operatividad», una demanda que los técnicos venían realizando desde hacía años y que el actual Gobierno andaluz hará realidad y que contribuirá a «consolidar el carácter público de la Agencia de Medio Ambiente y Agua (Amaya)»

Esta decisión, que ya ha superado la consulta pública previa, fue trasladada por la consejera a los representantes sindicales de Amaya el pasado 1 de septiembre y supondrá la integración en la agencia de las competencias operativas relativas al Plan Infoca, actualmente bajo titularidad de la dirección general competente en materia de gestión del medio natural. «Se trata de reforzar la unidad de mando, tan importante en un servicio de emergencias, y permitirá reforzar el dispositivo en materia de personal y mejorar su estructura, eficacia y operatividad», ha señalado.

El nuevo Gobierno andaluz está demostrando con hechos que «sí cree en el Infoca», una afirmación que acredita también el aumento presupuestario del 4,5% durante la presente legislatura, la oferta de 437 plazas de empleo público para bombero forestal (frente a las 50 plazas cubiertas en los cuatro años previos), la inversión en medios que garanticen su seguridad y la demostración diaria de orgullo y confianza en los profesionales que lo componen.

De hecho, la consejera ha participado en el minuto de silencio organizado por el sindicato Sibfi a las puertas del Parlamento andaluz en recuerdo de Carlos Martínez, el bombero forestal fallecido durante el incendio de Sierra Bermeja.

Por otro lado, la titular de Desarrollo Sostenible ha incidido en que las políticas de la Junta están basadas en un aprovechamiento de la zona forestal que contribuya a su conservación, permita vivir de ella, dinamizar las zonas rurales y fijar población al territorio. «Un 30% de la superficie de Andalucía es zona forestal protegida, pero no puede suponer un abandono sino un cuidado permanente. Para lograr ese aprovechamiento es necesario apostar por los tratamientos selvícolas, la caza, el pastoreo conducido… Hay que crear un medio vivo que permita que la ecología ofrezca posibilidades y no sea pasto de las llamas», ha señalado.

En este sentido, la consejera ha recordado que desde la Consejería se está desarrollando la Ley de Cambio Climático, incrementando la inversión en caminos forestales, sacando ayudas que llevaban sin convocarse siete años, conveniando más montes públicos para garantizar su protección y multiplicando por diez la inversión en restauración de incendios como Las Peñuelas (Huelva), Nerva (Huelva), Quesada (Jaén) o las recién terminadas obras de emergencia en Almonaster la Real (Huelva).