Hace unos días se criticaba cómo todos los partidos políticos no ocultaban su respaldo a las protestas de los agricultores y ganaderos, pero cómo paralelamente votaba en Europa en contra de los intereses del sector, como ha sucedido en el caso del arroz de Vietnam. Y ahora parece que es la Junta de Andalucía la que da la impresión de que juega a dos bandas. Ya que por un lado insiste en su respaldo a estas movilizaciones, pero por la otra no las ‘respalda’ del todo ya piden que los niños vayan a clase los días de protesta.

Así, la delegación territorial de Educación, Deporte, Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación en Sevilla ha explicado en un comunicado que se ha instado a los directores de los centros educativos que trasladen toda la información a madres, padres o tutores legales del alumnado para que «valoren la conveniencia de asistencia al centro educativo» de sus hijas o hijos este martes, día de protestas en Sevilla.

Desde la Junta de Andalucía se ha pedido a los centros educativos que informen a las familias de la huelga convocada por parte de las organizaciones del sector agrario, que puede afectar al tráfico rodado.

La situación podría afectar a las rutas de transporte escolar que tienen que circular en determinados tramos de las principales vías de comunicación de entrada y salida a la capital (A-4, A-49, A-92 y la antigua AP-4), «si bien la intensidad en que pueda afectar o la duración es imprevisible», indica la Junta.

Las rutas de transporte escolar seguirán en funcionamiento con normalidad, salvo que se den circunstancias que impidan su normal desarrollo, lo que será «debidamente» valorado por la Guardia Civil y la Policía Municipal, agrega el comunicado.

Por ello, serán los responsables de los menores los que deben valorar la conveniencia que vayan a clase sus hijas o hijos, «informándoles de que, por dicho motivo, la ausencia al centro no será considerada falta injustificada», concluye la Junta.