La Junta directiva de la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) ha acordado la creación de una Comisión de Marketing a la que invitará a participar a la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (Cecrv) para confeccionar las líneas de actuación de promoción.

Según ha indicado a través de un comunicado, en los próximos días está prevista la publicación de la extensión de norma en el Boletín Oficial del Estado (BOE), lo que permitirá poner en marcha nuevas actuaciones de la OIVE como la contratación de su director, el desarrollo de su página web y la publicación de las normas para la aplicación de la extensión de norma.

la idea parte ante la aprobación de la extensión de norma el próximo 1 de agosto

La extensión de norma entrará en vigor el 1 de agosto de 2016, coincidiendo con el comienzo de la próxima campaña vitivinícola y estará vigente 3 campañas, hasta el 31 de julio 2019.

La OIVE prevé gestionar un presupuesto de unos 5 millones de euros anuales, lo que permitirá desarrollar actuaciones de información y promoción del consumo responsable del vino en el mercado nacional, según ha subrayado.

Para ello, elaborara un plan estratégico de promoción e implementara las medidas de información al consumidor.

Además, la OIVE trabajará en la mejora de la cadena de valor del sector vitivinícola mediante la elaboración de estudios sobre costes en las distintas zonas de producción, seguimiento del mercado, barreras de acceso a mercados exteriores, desarrollo del plan estratégico de innovación sectorial y en investigación y divulgación del binomio vino-salud, ha resaltado en el mismo comunicado.

Respecto a la contratación de uva y vino, la junta directiva de la OIVE -de la que forman parte Asaja, COAG, UPA, Cooperativas Agro-alimentarias de España, Federación Española del Vino (FEV) y la Asociación Empresarial de Vinos de España- ha acordado «continuar trabajando para lograr la homologación de los mismos».

La Junta directiva ha reiterado «su firme compromiso con el buen gobierno, transparencia y control» de la extensión de norma para lograr los objetivos planteados «en beneficio del conjunto del sector» y, en consecuencia, «una mejora general de la rentabilidad de la vitivinicultura española en el contexto de un mercado globalizado y cada día más competitivo».