Tras la celebración de la II Asamblea General de Asociados de la Asociación Interprofesional Española de Carne Avícola (Avianza), el pasado martes 28 de junio de 2022, ha traladado algunas de las principales conclusiones alcanzadas,destacando que no comparten los anuncios de un posible desabastecimiento de carne de pollo, denunciando por los productores, pero asumiendo los graves y acuciantes problemas que le atañen al sector, cnetrados en la pérdidsa de rentabilidad ante el icremento de los costes de producción.

En primer lugar, Avianza, que representa a la práctica totalidad de las empresas del sector avícola, un 90% aproximadamente, ha señalado que no comparte los mensajes que han aparecido en los últimos días en algunos medios de comunicación sobre un posible desabastecimiento de carne avícola para los consumidores. «Si bien respetamos la opinión de los diferentes actores del sector, y aun siendo los primeros en constatar que existen graves problemas que nos afectan, creemos que en estos momentos no se puede trasladar a la opinión pública noticias alarmistas que, además, pueden acarrear mayores problemas», señalan.

Somos conscientes de que todos los sectores productivos de nuestro país, también a nivel mundial, estamos sufriendo los inasumibles incrementos de los costes energéticos actuales, pero a ello debe añadirse en el caso específico del sector cárnico-avícola, la fortísima escalada de las materias primas, trigo, cebada, maíz, soja…que venimos padeciendo desde finales del año 2020.

“EL INCREMENTO DE COSTES TAN BRUTAL APENAS HA PODIDO SER REPERCUTIDO A NUESTROS PRINCIPALES CLIENTES, ESPECIALMENTE EL CANAL DE DISTRIBUCIÓN”

Solo unos datos: siendo el coste de la alimentación aproximadamente el 70% del total de los costes de producción del sector avícola, el precio de las materias primas para la formulación de pienso se ha incrementado en un 100% en el último año y medio, un 50% desde que comenzó la guerra entre Ucrania y Rusia a finales del pasado mes de febrero, con el agravante de que ambos países producen el 30% de toda la producción cerealística mundial.

Y este incremento de costes tan brutal apenas ha podido ser repercutido a nuestros principales clientes, especialmente el canal de Distribución (grandes superficies), el cual representa el 80% de todas las ventas de nuestro sector, teniendo que asumir el resto de la carestía las propias empresas avícolas.

Por eso, consideran que «es bueno para todos los operadores económicos del sector avícola-cárnico que se respete la Ley de la Ley de la Cadena Alimentari, en todas las fases del proceso productivo, en el que no solo están las empresas procesadoras de la carne avícola, sino también, como no, todos nuestros granjeros integrados y, por supuesto, quienes ponen nuestros productos a disposición de los consumidores finales, tanto la Gran Distribución, como el Canal Horeca o los operadores en mercados más tradicionales».

De lo contrario, las empresas representadas en Avianza «seguirán sufriendo pérdidas importantes que podrían condicionar su propia viabilidad. Y en este punto, insistimos, no nos olvidamos de nuestros granjeros asociados, una parte importante del proceso productivo».

Por último piden que se reconozca «el valor del producto que hacemos, su aportación a la alimentación saludable de millones de personas y su papel como generador de empleo, así como su contribución al Producto Interior Bruto de nuestro país y, en último término, su contribución al bienestar sostenible de la población».