Tras un primer escenario de acopio de productos lácteos por parte de los hogares, la actual crisis sanitaria está suponiendo un duro golpe para buena parte del sector cuyas producciones estaban orientadas al HORECA y a la exportación. En este sentido, es importante destacar que la pérdida de ventas en restauración y hostelería no ha sido compensada, en absoluto, por este primer repunte de compras que se ha producido en los hogares españoles. Pero, además, la industria láctea alerta sobre el impacto de la entrada de excedentes de leche europea en forma de quesos de bajo valor añadido.

A pesar de ello el compromiso del sector lácteo con el conjunto de la sociedad española se hace extensivo para con los ganaderos y cooperativas de todo el país. La industria láctea está poniendo todos los medios necesarios para recoger toda la leche que se produce en España, dentro de sus capacidades productivas y de almacenamiento.

hacen un llamamiento de solidaridad a toda la sociedad para apoyar y consumir los productos lácteos de origen español

Esta situación no se produce de forma aislada en nuestro país, pues todos los agentes que integran la cadena del sector lácteo a nivel europeo están sometidos a una fuerte presión en estos momentos, coincidiendo además con la primavera, pico estacional de producción. Prueba de ello, es el reciente anuncio de la Comisión Europea relativo al establecimiento de medidas de ayudas para el almacenamiento privado de leche desnatada en polvo, mantequilla y queso.

En este sentido, Luis Calabozo, Director General de la Federación Nacional de Industrias Lácteas (FeNIL) señala que “la afectación no ha sido sólo en España, sino en toda Europa, lo que se está traduciendo en excedentes de leche europea y de productos lácteos a bajo precio, como el queso, que encuentran salida en España. Corremos el riesgo de que este problema se acentúe en los próximos meses y se produzca un desequilibrio aún mayor en la balanza comercial quesera. El año pasado ya importamos del orden de 310.000 toneladas de queso frente a las 110.000 toneladas que pudimos exportar”.

Por todo ello, Calabozo indica que “dada la complicada situación que atraviesa en este momento el sector lácteo español, es muy importante hacer un llamamiento de solidaridad a toda la sociedad para apoyar y consumir los productos lácteos de origen español, frente a los quesos europeos de bajo valor añadido”.

Desde el comienzo de la crisis sanitaria del COVID19, el compromiso de las industrias lácteas de todo el país con la sociedad ha sido firme, poniendo todos los medios a su alcance para garantizar la producción y el suministro de leche y productos lácteos a la población. Este abastecimiento garantizado se ha logrado gracias al compromiso de los más de 30.000 trabajadores y trabajadoras que emplea la industria láctea en España, quienes se han convertido en un gran referente, si tenemos en cuenta las tasas de absentismo que registran otros países europeos.