Los productores de la IGP Poma de Girona prevén este año una cosecha de manzana de 84.580 toneladas, un 16% más que en la campaña anterior. La ausencia de grandes pedregadas, episodios de viento y otros accidentes meteorológicos que en el último año provocaron una reducción de la cosecha son las razones que explican la buena temporada que arranca con la cosecha de las variedades más primerizas y que se alargará hasta noviembre. Estas temperaturas suaves y períodos relativamente secos de los últimos meses también permitirán recoger una manzana de alta calidad, de mayor medida, con más color y más dulce. Poma de Girona está formada por 78 familias de productores de las empresas Girona Fruits, de Bordils (Gironès); Giropoma Costa Brava, de Ullà (Baix Empordà), y Fructícola Empordà, de Sant Pere Pescador (Alt Empordà).

El acto simbólico de la cosecha de la primera manzana ha tenido lugar en el IRTA-Mas Badia, en Canet de la Tallada (Baix Empordà), y ha contado con las intervenciones de Llorenç Frigola, presidente de Poma de Girona; Elisabet Sánchez, directora de los Servicios Territoriales de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural en Girona, y Joan Bonany, director del IRTA-Mas Badia. Para resaltar el vínculo entre manzana, salud y deporte, esta vez se ha contado con Alfred Julbe, entrenador del Spar Uni Girona, de la máxima categoría femenina de baloncesto, y con las jugadoras del equipo gerundense Julia Soler y Laia Flores.

Si las previsiones se cumplen, Poma de Girona tendrá este año una de las mejores cosechas de manzana de los últimos años. Las más de 84.580 toneladas que los productores prevén recolectar suponen un aumento considerable respecto a las cifras del año pasado, que se cerró con una producción de 72.680 toneladas, y las de 2018 y de 2017, cuando se cosecharon poco más de 77.539 toneladas y 79.300 toneladas, respectivamente, según datos de la Asociación Empresarial de Fruta de Cataluña (Afrucat). Este año, sin embargo, no se llegará a las 87.100 toneladas que se recogieron en 2019.

TODAS LAS VARIEDADES CULTIVADAS EN LA DEMARCACIÓN PREVÉN INCREMENTAR LA PRODUCCIÓN RESPECTO A LOS AÑOS ANTERIORES

Llorenç Frigola, presidente de Poma de Girona, explica que «este año habrá una cosecha de manzana que se prevé ligeramente superior a la del año pasado, donde sufrimos tres inundaciones. No hemos tenido tramontanas ni episodios graves de granizadas y el frío de la primavera ha hecho que las manzanas hayan florecido más tarde y que sean de una muy buena categoría y de calidad. También hay que destacar que tendrán más color». Frigola también subraya que «normalmente la producción se va alternando: si un año el manzano produce muchas manzanas, el siguiente produce menos por temas fisiológicos; un año los manzanos hacen mucha flor y al siguiente se reservan. Nosotros, con el aclarado, la producción y la poda intentamos que cada año haya una producción similar».

Todas las variedades cultivadas en la demarcación prevén incrementar la producción respecto a los años anteriores. Destaca sobre todo el aumento de un 32% de la variedad Fuji, que pasará de las 6.230 toneladas producidas el año pasado a las más de 8.220 previstas. Un año más la manzana Golden encabezará la producción (26.820 toneladas), seguida de la Gala (21.570 toneladas) y a más distancia habría la Granny Smith (12.240 toneladas), las variedades rojas (7.950 toneladas) y la Cripps Pink (6.620 toneladas). Frigola cree que «en un futuro habrá más variedades, las manzanas serán más sabrosas, con sabores diferentes, el mercado se ampliará y el consumo aumentará. Ahora bien, pienso que ahora hay que hacer un esfuerzo para comprar el producto de nuestro territorio y apostar por la sostenibilidad, me duele ver como en supermercados se venden manzanas que vienen de Polonia, Portugal, Sudáfrica o Chile».

La producción gerundense representará aproximadamente el 30% del total de la estimada en Cataluña que este año prevé cerrar con cerca de 273.330 toneladas. Elisabet Sánchez, directora de los Servicios Territoriales de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (DARP) en Girona: «La pandemia ha favorecido a que haya aumentado el consumo de manzana, más local y más responsable. Ahora que poco a poco estamos volviendo a la normalidad, debemos continuar promoviendo el producto local”.

Joan Bonany, director del IRTA-Mas Badia, también destaca que «afrontamos una cosecha de manzana este año con la mejor de las perspectivas en cuanto a la producción y la calidad. A pesar del incremento de producción se espera una alta proporción de calibres gruesos. Debido a los días frescos y lluviosos de primeros de agosto también se prevé una buena coloración de las variedades bicolores y rojas (Gala y Red Delicious)». Bonany añade que «el clima suave, a pesar del episodio de los últimos días, y la buena coloración permitirán una cosecha algo más tardía y tranquila, con una maduración más lenta. La calidad de la piel de la manzana parece que será muy buena, especialmente en variedades como la Golden Delicious, que no presentan ‘russeting’ (anormalidad y rugosidad de la piel de la fruta)».