La Guardia Civil, bajo la dirección y coordinación de la Fiscalía de Medio Ambiente de Málaga y el Juzgado de Instrucción nº 1 de Torrox, en el marco de la operación “RUBBISH”, desarrollada en la localidad de Nerja, ha procedido a la detención de 12 personas, 25 personas investigadas, y la investigación de 11 personas jurídicas, así como al bloqueo de más de 170 bienes muebles e inmuebles (viviendas, terrenos, embarcaciones, vehículos, etc.) valorados en más de 5 millones de euros, por los supuestos delitos contra el medio ambiente y recursos naturales,por verter ilegalmente residuos en el Parque Natural de Sierra Tejeda, Almijara y Alhama de Nerja, falsedad documental, estafa, pertenencia a grupo criminal, prevaricación medioambiental omisiva, y prevaricación administrativa.

La investigación de inició en agosto del pasado año, a raíz de las denuncias presentadas por la Asociación de Empresas Gestoras de Residuos de la Construcción y Demolición de Andalucía (AGRECA) y por la Federación Española de Asociaciones de Empresas Gestoras de Residuos de la Construcción y Demolición, por el vertido ilegal e incontrolado de residuos de la construcción y demolición, residuos peligrosos, residuos de podas y vegetación, plásticos, etc., en una antigua cantera situada en el Parque Natural de Sierra Tejeda, Almijara y Alhama de Nerja.

Fruto de las investigaciones, se pudo comprobar que se había constituido desde hace más de 15 años un vertedero ilegal en una antigua cantera sita en el Paraje de “Río de la Miel de Nerja”, que estaba siendo explotado y gestionado económicamente por un grupo de empresas del sector de la construcción del municipio de Nerja incumpliendo las normas administrativas.

Los vertidos se realizaron a sabiendas de su ilegalidad y con conocimiento de la existencia de plantas autorizadas en la zona

Estas empresas estaban realizaron una actividad importante de recogida y transporte de residuos de la construcción y demolición entre los que también se encontraban residuos peligrosos, para posteriormente verterlos sin ningún tipo de control en dicho vertedero ilegal.

Dichos vertidos se realizaron a sabiendas de su ilegalidad y con conocimiento de la existencia de plantas autorizadas en la zona y de la normativa de aplicación, e incluso se llegaron a expedir certificaciones acreditativas a clientes de que los residuos habían sido depositados en vertederos controlados, por lo que se sintieron engañados ya que habían pagado un servicio bajo la creencia de que sus residuos estaban siendo gestionados correctamente y cumpliendo con la normativa medioambiental.

Cabe destacar, que este vertedero ilegal afecta directamente al espacio natural protegido Parque Natural Sierra Tejeda, Almijara y Alhama, el cual cuenta con otras figuras de protección como Zona de Especial Protección para la Aves (ZEPA), Red Natura 2000, Lugar de Importancia Comunitaria (LIC), Zona de Especial Conservación, etc.