Los periodos prolongados de sequía y las temperaturas en aumento cada año provocan balances hídricos cada vez más negativos, lo que conlleva al establecimiento de normativas de uso de agua cada vez más estrictas. Por ello, se fomentan los planes de modernización de sistemas de riego localizados, para lograr un uso más eficiente. Para facilitar la transición hacia una gestión más optimizada del agua, Sencrop ha lanzado su pack IRRICROP, que incluye el primer sensor de radiación solar patentado que permite calcular las pérdidas de agua del cultivo para así cuantificar los aportes.

El Solarcrop mide la radiación solar en tiempo real y, a partir de los demás datos meteorológicos recogidos en las parcelas, permite calcular la pérdida de agua por evapotranspiración para así generar un balance hídrico, personalizado a cada cultivo y tipo de suelo. Esto permite mucha versatilidad ya que la heterogeneidad del suelo es un factor esencial a la hora monitorizar un estado hídrico. Para ello, el usuario sólo tiene que introducir la granulometría del suelo, profundidad de éste y tipo de cultivo y la aplicación calcula la reserva útil y su nivel de llenado de forma cotidiana.

Irricrop es una solución completa para una gestión del riego sin sondas de suelo, incluye los sensores Raincrop y Windcrop.

“Con Irricrop, ofrecemos una herramienta de instalación sencilla, que les ayudará a monitorizar la reserva de agua útil de sus cultivos y por tanto a anticipar las necesidades de agua con la mayor precisión posible. Esta evolución de nuestra oferta es totalmente coherente con nuestra misión inicial, la democratización de la agricultura de precisión»

Fruto de más de dos años de trabajo en Investigación, Desarrollo e Innovación, incorporando tecnología patentada, el Solarcrop permite medir la radiación solar con una precisión única en el mercado del ±2%.

Se trata de una solución fácil de instalar, fiable y accesible que permite a los profesionales conocer la cantidad de agua disponible en sus suelos, para cualquier cultivo, mostrando la pérdida de agua en mm (evapotranspiración) y las entradas de agua por lluvias o riegos.