La organización agraria catalana JARC-COAG ha conseguido el compromiso de la consejera de Agricultura de esta Comunidad, Meritxell Serret, de hacer un riguroso control del cumplimiento de la ley que regula las relaciones comercial en la cadena alimentaria, tras una reunión entre representantes del Comité Ejecutivo de la organización agraria con la consejera y miembros de su equipo directivo, para tratar varios temas que preocupan a los labradores y ganaderos profesionales.

JARC-COAG recuerda, que esta normativa obliga a los agentes implicados en cualquier intercambio de mercancías a disponer de un contrato con un precio de venta establecido de forma objetiva y a pagar en el plazo de 30 días después de la entrega de los productos.

Esta competencia de control del Gobierno catalán deriva de la sentencia del Tribunal Constitucional del pasado 3 de julio, que da respuesta al recurso de inconstitucionalidad presentado en 2013 por Cataluña al considerar invadidas una parte de sus funciones.

JARC-COAG ha dejado claro al DARP que es muy importante preservar el cumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria y mantener, o incluso mejorar en todo el posible, las actuaciones que hasta ahora desarrollaba la AICA (Agencia de Información y Control Alimentarios). Este ente, desde su creación en 2014, ha interpuesto 686 sanciones a nivel estatal por incumplimiento de esta normativa, de las cuales un 53% corresponden a la distribución mayorista y minorista. Los datos hacen evidente que habrá que ser constantes y estrictos para reducir las conductas abusivas que perjudican la viabilidad económica de las empresas profesionales agrarias.

Durante la reunión, la consejera Serret ha expresado que el Gobierno de Cataluña asumirá con firmeza las funciones que habían solicitado.

Datos sobre el origen y la diferenciación de los tipos de nitratos para no culpar a los agricultores

Asimismo, desde la organización agraria, hace tiempo que se pide a la Administración catalana, concretamente a la Agencia Catalana del agua, datos objetivos sobre el origen de los nitratos presentes al subsuelo, diferenciando si son orgánicos o minerales, y detallando qué provienen de excrementos humanos. A partir de esta información, JARC-COAG pide que se determine cuáles son los factores que intervienen en cada territorio, estableciendo acciones de mejora adecuadas a cada situación. La organización agraria quiere evitar que de forma subjetiva e injusta se continúe situando bajo el foco, exclusivamente, a la actividad agrícola y ganadera.

En este sentido, la entidad ha conseguido el compromiso del Gobierno de poner en marcha estas analíticas, pero JARC-COAG se muestra totalmente contraria a que sólo se hagan en la comarca de Osona, cómo ha informado el DARP. Los representantes de los productores reiteran que hay que obtener datos de toda Cataluña, del contrario se continuará dando una visión parcial y sesgada.