El agroinfluencer ‘Tractorista de Castilla’, el líder agrario Domiciano Pastor y la trabajadora de UPA Isabel Alcalá, a título póstumo, premios Orgullo Rural 2022.

Cada habitante de un pueblo es en realidad un luchador o luchadora por el futuro y el progreso de los pueblos. Pero hay personas que destacan especialmente por contribuir a la causa rural, con su trabajo y con su historia de vida. Esas personas son las que la Fundación de Estudios Rurales premia y reconoce cada año, desde 2008.

Este 2022, la Fundación de Estudios Rurales ha concedido los premios ‘Orgullo Rural’ al agricultor e influencer conquense Rodrigo Carrillo, más conocido como “Tractorista de Castilla”; al sindicalista agrario palentino Domiciano Pastor y a la trabajadora de UPA-UCE Extremadura Isabel Alcalá, recientemente fallecida.

Sobre Rodrigo Carrillo ‘Tractorista de Castilla’, la FER ha destacado su vuelta al campo para hacerse cargo y modernizar la explotación familiar, así como su inconmensurable labor de divulgación de la actividad agraria a través de las redes sociales. Demostrando una gran valentía y ayudando a acabar con imágenes estereotipadas sobre el campo en España.

De Domiciano Pastor, la Fundación ha remarcado su trayectoria personal, profesional y sindical, que inició en las históricas tractoradas que se produjeron en España en 1977. Natural de San Cebrián de Campos (Palencia), donde vive y sigue trabajando en su explotación agraria familiar, Pastor ha destacado siempre por la defensa de un medio rural vivo y de progreso, como reflejó recientemente el informe “Un medio rural vivo y sostenible”, editado por el Consejo Económico y Social y coordinado por él.

RECONOCIMIENTO PARA LA COMPAÑERA EXTREMEÑA ISABEL ALCALÁ

La FER ha otorgado el premio Orgullo Rural 2022 a título póstumo a la compañera extremeña Isabel Alcalá, que falleció en 2021, por la “intachable” labor que desarrolló durante más de 20 años al frente de UPA-UCE Extremadura en la comarca del Valle del Jerte.

Isabel dejó huella, en el Jerte y en toda UPA, por su gran personalidad, carisma y profesionalidad, con las que conseguía siempre ofrecer un trato cercano y familiar a los agricultores y ganaderos de la zona.