La federación de cooperativas agroalimentarias de Aragón ha inaugurado este martes 14 su nueva sede en el número 32 del Paseo Echegaray y Caballero de Zaragoza, en un acto al que acudieron los miembros del Consejo Rector de la federación junto con un nutrido grupo de socios y trabajadores de la organización, así como numerosas personalidades.

Tras 18 años desarrollando su actividad en las antiguas instalaciones situadas en Mercazaragoza, la federación busca, con el cambio realizado, cumplir con un doble objetivo: por un lado, lograr una ubicación más céntrica que permita generar una mayor visibilidad de la entidad y, por otro, contar con unas instalaciones más modernas y adecuadas en espacio y recursos a su actividad, preparadas para sus necesidades presentes y futuras.

El local de su nueva sede, que cuenta con más de 400 metros cuadrados, fue adquirido el pasado verano y durante este otoño se han llevado a cabo las necesarias obras de adecuación.

El cambio refuerza la imagen de las cooperativas agroalimentarias, las cuales desean que su modelo empresarial sea más conocido entre la sociedad aragonesa porque, según ha declarado Adolfo Aragüés, director de la entidad, “juegan un papel muy relevante en nuestra comunidad, sobre todo, en las zonas rurales, donde actúan como fijador de empleo en los lugares donde hay mayor riesgo de despoblación”.

Por ello, desean difundir los valores que les son propios: democracia, solidaridad, equidad, unión… “La federación no es sino la suma de las voluntades de las personas que conforman nuestras 160 cooperativas” ha señalado su presidente, José Víctor Nogués.

En esta misma línea, que tiene como objetivo aumentar la notoriedad del cooperativismo aragonés, la federación lanzó recientemente la campaña “naturalmente unidos por Aragón”, en la que, además de reivindicar la labor de los agricultores y ganaderos, destacan el vínculo con la tierra: “en las cooperativas los beneficios se revierten en la región, somos empresas ligadas al territorio y, a diferencia de otras, no somos deslocalizables”, ha destacado Nogués.

Por tanto, la nueva ubicación, en un lugar de tránsito de personas y vehículos, permite a la federación hacerse más presente tanto entre sus más de 49.000 socios y 2.000 trabajadores, como entre los consumidores actuales y potenciales de productos de las cooperativas agroalimentarias.