La Federación de Caza de la Comunitad Valenciana, recuerda las disposiciones de la ley que prohíben el entorpecimiento o boicot de los ganchos y batidas autorizadas tras un incidente en la urbanización Los Rosales, donde el Club de Cazadores la Perdiz de Alberic fue objeto de un intento de boicot por parte de un grupo de animalistas durante una batida autorizada de jabalíes.

Lorena Martínez, presidenta de la Federación, asegura que «lamentablemente la acción concertada de estos individuos, identificados según nuestras investigaciones como un grupo de cuatro personas, que utilizaron pitos y tambores para entorpecer la batida, lo cual constituye un claro incumplimiento de nuestras leyes. Desde el 1 de enero de 2024, la legislación ha establecido medidas drásticas para aquellos que intenten sabotear las actividades de caza legalmente autorizadas. Además, todos nuestros clubes cuentan con nuestro respaldo incondicional. Nuestros servicios jurídicos ya están analizando los hechos para tomar las medidas y acciones correspondientes. Nos encontramos ante una situación que no podemos tolerar, y aquellos que desafíen estas normativas enfrentarán multas considerables, llegando hasta los 3.000 euros».

Por su parte, José Antonio Torres, presidente del Club de Cazadores La Perdiz, subrayó que la batida, originalmente planeada con 65 puestos, tuvo que reducirse a 46 por razones de seguridad. En esta operación, en la que participaron tres rehalas de perros, se logró abatir un total de doce jabalíes.

“FRENTE A LOS INTENTOS DE BOICOT, HACEMOS UN LLAMAMIENTO A LA COLABORACIÓN DE TODAS LAS PARTES PARA PRESERVAR LA SEGURIDAD Y EL EQUILIBRIO ECOLÓGICO EN LA REGIÓN”

Torres destacó la importancia de la intervención de las fuerzas de seguridad para salvaguardar la integridad durante la actividad cinegética cuando hay batidas autorizadas, señalando que «este lamentable incidente no es el primero que han enfrentado en el transcurso del año. Agradeció especialmente el trabajo realizado por la Guardia Civil y la Policía Local en este sentido».

La Federación de Caza de la Comunidad Valenciana resalta que la realización de batidas está incorporada en el plan técnico de gestión de cada coto, siendo responsabilidad de la Administración asegurar su ejecución. En otras palabras, los cazadores están obligados a llevar a cabo estas actividades. Además, hizo hincapié en la importancia fundamental de la caza como reguladora del ecosistema, destacando la urgencia de controlar la superpoblación de jabalíes en la región, cuya proliferación conlleva con frecuencia accidentes en carreteras y daños a los cultivos agrícolas.

Lorena Martínez, expresó que «reafirmamos nuestro firme compromiso con el respeto a la ley y el ejercicio responsable de la caza. Frente a los intentos de boicot y obstaculización, hacemos un llamamiento a la colaboración de todas las partes para preservar la seguridad y el equilibrio ecológico en la región. Es fundamental la importancia de concienciar a la sociedad sobre el papel crucial que desempeña la caza en la gestión sostenible de los recursos naturales y la prevención de riesgos asociados a la superpoblación de determinadas especies. Además, extendemos nuestro más sincero agradecimiento a la Guardia Civil y la Policía Local por su labor en la protección y seguridad durante estas actividades».