La Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña (FCAC) prevé una disminución del 33 % de la cosecha de aceite de oliva en Cataluña a causa de la falta de precipitaciones en los últimos meses y del mal cuajado en algunas zonas productoras.

El responsable del aceite de oliva de la FCAC, Antoni Galceran, ha señalado que otro de los factores de descenso ha sido la buena producción que se registró en la anterior campaña, no obstante, aunque ha destacado que «confiamos en que esta situación facilite una recuperación del mercado y un repunte de las cotizaciones en origen».

ALERTAN QUE LA SITUACIÓN DE PRECIOS EN LAS ÚLTIMAS CAMPAÑAS COMPROMETE LA RENTABILIDAD DE LAS EXPLOTACIONES

En total, la producción de este año se situaría en unas 24.000 toneladas de aceite de oliva, cifra que contrasta con las 35.750 conseguidas en 2019.

Asimismo, la FCAC alerta que la situación de precios en las últimas campañas compromete la rentabilidad de las explotaciones y, por ello, exige al Ministerio de Agricultura la puesta en marcha del mecanismo de adecuación de la oferta y la demanda. En este sentido, cabe recordar que las ocho de las principales organizaciones representativas de la producción, transformación y comercialización de aceite de oliva de España han exigido al Gobierno un cambio legal en los plazos de pago recogidos en la Ley de la Cadena Alimentaria para evitar el «hundimiento inminente del sector»

Asimismo, ante la cosecha de aceite de oliva en Cataluña, la federación indica que se permitiría la retirada e inmovilización obligatoria del aceite de oliva por parte de todos los operadores cuando se den situaciones de desequilibrio del mercado, como ha sucedido en las últimas campañas.

Por provincias, la producción de este año se situaría entre unas 13.000 y 14.000 toneladas en las comarcas de Tarragona (25.300 el año pasado), entre 9.000 y 10.000 en Lleida (8.900 en 2019) y entre 1.000 y 2.000 toneladas en Barcelona y Girona (1.550 en la campaña anterior).