La esperada reunión del sector agrario con Planas solo ha servido para que las organizaciones ASAJACOAG y UPA anuncien que seguirán adelante con las movilizaciones contra la crisis de rentabilidad que atraviesan los productores y está previsto que fijen el calendario de protestas en los próximos días.

Así lo han expresado este lunes los dirigentes de las principales organizaciones agrarias tras la esperada reunión que han mantenido con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, y otros actores de la cadena alimentaria y en la que solo se ha puesto de manifiesto que gran parte de la solución radicará en el cuplimiento de la nueva reforma de la ley de la cadena alimentaria.

PLANAS RECONOCE QUE LA SITUACIÓN ES DIFÍCIL PERO QUE LAS SOLUCIONES «TARDARÁN UN TIEMPO»

Planas ha reconocido de que la situación es «difícil» porque entran en juego variables del mercado internacional sobre las que no se tiene una «influencia directa» pero, aún así, cree que hay medios para amortiguar el problema.

En ese sentido, ve crucial el papel que puede jugar la nueva reforma de la ley de la cadena alimentaria, que se aprobará previsiblemente este jueves en el Congreso de los Diputados y que prohíbe la venta a pérdidas en todos los eslabones.

Planas ha incidido en que son acciones que «tardarán un tiempo» en ver sus frutos porque suponen «cambios de cultura» en el funcionamiento de la cadena y ha emplazado a los actores de la cadena a nuevos encuentros en el futuro.

Por su parte, tras la esperada reunión con Planas, el presidente de Asaja, Pedro Barato, ha asegurado en rueda de prensa que el calendario de movilizaciones lo concretarán en su junta directiva el próximo 2 de diciembre, mientras siguen intentando «profundizar» en los problemas y avanzar en su solución en sucesivas reuniones.

Ha insistido en que «las leyes están para cumplirlas», en referencia a la de la cadena alimentaria, que prohíbe vender por debajo de los costes de producción, y ha instado a lograr un reparto «equitativo» en la formación de precios.

En la reunión con el ministro y el resto de la cadena se han abordado «situaciones muy coyunturales que pueden ser el espejo de si esto va a funcionar o no», como en el caso del sector lácteo, que puede convertirse en «modelo para otros sectores», según Barato, que ha pedido seguir «haciendo cosas» para mejorar la situación del sector.

YA SE HABLA DESDE EL SECTOR DE QUE LA MOVILIZACIÓN TIENE QUE SER «PERMANENTE PARA INTENTAR QUE LAS COSAS SE CUMPLAN»

El secretario general de COAG, Miguel Padilla, también ha asegurado que su consejo nacional decidirá sobre el calendario de movilizaciones y ha argumentado que el aumento de costes de producción está haciendo la situación «bastante inviable».

«La ley de la cadena es un instrumento válido pero tiene que cumplirse», ha apuntado Padilla, para quien deben tomarse «medidas de choque» en algunos sectores, incluidas medidas fiscales, ayudas en régimen de mínimis o la creación de dos observatorios para analizar la subida del coste de los insumos y las importaciones.

Ha mostrado su confianza en el compromiso expresado en la reunión de cumplir la ley de la cadena alimentaria, si bien mientras tanto se debe dar «alguna salida al sector» en esta situación coyuntural que afecta tanto a los productores de ciertos subsectores.

El secretario general de UPA, Lorenzo Ramos, ha aseverado que respetarán la «unidad de acción» con el resto de las organizaciones agrarias cuando tomen la decisión de fijar el calendario de manifestaciones y ha considerado que «la movilización tiene que ser permanente para intentar que las cosas se cumplan».

Ha reconocido que «costará trabajo» que se cumpla la ley de la cadena, cuya implementación seguirá en los próximos meses, y ha considerado que si esta «se cumple, el problema de los costes estaría resuelto».

Ramos también ha reclamado medidas como ayudas directas al sector ganadero y lácteo, y ha añadido que trabajarán con el resto de las organizaciones agrarias para ver cómo se aplica la ley de la cadena en ese ámbito y en el resto de los sectores.

Por su parte, el presidente de Cooperativas Agroalimentarias España, Ángel Villafranca, ha instado a garantizar la viabilidad de las explotaciones ante el riesgo de que desaparezcan y se ponga en peligro la producción de alimentos destinada a los consumidores europeos, sobre todo por los problemas logísticos que están afrontando en la exportación.

«Entendemos que una mesa donde se dialogue no hay que despreciarla», ha dicho Villafranca tras la reunión, y ha pedido la colaboración de «todos» para que el campo y el tejido industrial subsistan.