UPA y FADEMUR han hecho un llamamiento a secundar el paro rural de cinco minutos este viernes 4 de octubre. «Todos los expertos señalan a las mujeres rurales y a los profesionales de la agricultura familiar como llaves para asegurar el futuro del mundo rural, pero también somos dos de los grupos sociales más denostados y esto tiene que cambiar», han coincidido desde las federaciones.

Bajo la premisa «Todos paramos, para que nadie nos pare», este viernes 4 de octubre a las 12 horas del mediodía se celebrarán concentraciones a lo largo de toda la España vaciada. A estos paros de cinco minutos, convocados por la Coordinadora de la España Vaciada, se unirán la organización agraria UPA (Unión de Pequeños Agricultores y ganaderos) y la organización feminista FADEMUR (Federación de Asociaciones de Mujeres Rurales).

«La España rural no está vacía. No podemos olvidar a los millones de personas que resisten en los pueblos a pesar de la falta de servicios, oportunidades y derechos», han señalado desde las organizaciones. Por eso, tanto para UPA como para FADEMUR, «urge», en primer lugar, «consolidar y proteger a la población actual de los pueblos».

Para ello, es «imprescindible» garantizar la igualdad entre el mundo rural y el urbano. «Es a partir de la igualdad de servicios con las ciudades, que la población urbana se planteará mudarse a los pueblos», han señalado.

Todas las oficinas de FADEMUR y de UPA aunarán fuerzas con la Coordinadora de la España Vaciada y pararán su actividad el viernes a las 12 horas. Desde ambas federaciones han hecho un llamamiento para que «también se una a la convocatoria toda la población, sin importar su origen». Y es que, como han recordado, tanto los beneficios como los perjuicios de la España rural afectan a la urbana. «No hay medio rural sin urbano, y viceversa. Creemos que las ciudades deben unirse a esta demanda», han concluido.