Los productores de naranja sevillanos no aguantan más. Vivenuna situación insostenible, ya no crítica, causada fundamentalmente por la entrada masiva de producto de terceros países “a unos precios de risa”, lo que está hundiendo definitivamente su explotaciones. Así lo denuncia la secretaria general de UPA Sevilla, Verónica Romero, quien asegura que, de la misma forma que ha sucedido en la Comunitata valenciana, «a los desorbitados costes de producción se le une ahora la bajada de los precios en origen que percibimos los agricultores. Si hace unas semanas nos pagan a 0,20 céntimos por kilo de naranjas, ahora, con la entrada masiva desde terceros países, nos pagan a 0,15. Es indignante que tengamos que soportar la inundación de los mercados nacionales con naranjas casi todas de Sudáfrica cuando nos encontramos en plena campaña de recolección. No hay derecho”, lamenta Verónica Romero.

UPA Sevilla reclama una reunión urgente de la Mesa Sectorial de Cítricos para adoptar medidas que palíen los graves problemas económicos y de mercado a los que se están enfrentando los productores de naranjas sevillanos.

“No podemos consentir la entrada masiva de naranjas de terceros países habiendo producto nacional. No podemos permitir que el mercado español se inunde con naranjas de Sudáfrica cuando nosotros estamos en plena campaña. No podemos aguantar una crisis de precios en origen que ya viene arrastrada de años anteriores, que no es nueva, y que lo único que está consiguiendo es que cada día desaparezcan explotaciones familiares por incapacidad para competir y subsistir”, critica Verónica Romero.

La secretaria general de UPA Sevilla explica: “Nuestro sector citrícola, y hay que recordar que la provincia sevillana es la principal productora de naranja en España, vive una crisis económica como nunca antes habíamos visto. Cierto es que no hace mucho tiempo nos pagaban 0,20 céntimos por kilo. No era una buena cantidad, pero al menos cubría los costes de producción, porque cada kilo nos cuesta 0,18 céntimos. Pero es que ahora nos pagan 0,15 porque hay una incontrolada entrada de naranjas de terceros países. Una sobreoferta en los mercados generada por las importaciones masivas de cítricos procedentes del Hemisferio Sur a precios de risa, inalcanzables para nuestros agricultores”.

Entre otras demandas, UPA Sevilla reclama “unos precios justos”, pero sobre todo “más control en las fronteras para que nuestros productores no tengan una competencia tan fuerte y tan desleal por la entrada de naranjas de terceros países. Y esto nos está llevando a una situación límite, insostenible. Por eso exigimos que la Mesa Sectorial de Cítricos se reúna de forma urgente y adopte medidas valientes en beneficio del sector”, concluye Verónica Romero.