La Fundación del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Azafrán de La Mancha, en su apuesta por seguir impulsando la investigación sobre la historia, la vinculación con el territorio y la población, así como la evolución de este producto tan prestigioso y característico de Castilla-La Mancha, ha encargado a la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) un estudio histórico centrado en la provincia de Albacete.

El estudio, que llevará a cabo el Seminario de Historia Social de la Población (SEHISP) de la Facultad de Humanidades de Albacete, que dirige el catedrático de Historia Moderna Francisco García González, analizará distintas fuentes documentales del siglo XVIII, entre ellas el Catastro del Marqués de la Ensenada de 1752, lo que permitirá realizar una radiografía de la expansión e implantación de este cultivo en Albacete, así como sus consecuencias etnográficas en los pueblos de esta provincia.

“De la mano de la Universidad de Castilla-La Mancha volvemos de nuevo a apostar por la investigación histórica del azafrán en La Mancha. Desde el Consejo Regulador entendemos que es fundamental seguir buceando en los orígenes para hacer una fotografía lo más real posible sobre las implicaciones sociales, laborales y culturales que tuvo el cultivo y cuyo legado nos ha permitido que hoy tengamos el mejor azafrán del mundo”, afirma Carlos Fernández, presidente de la DOP Azafrán de La Mancha.

Con esta investigación se da continuidad a los trabajos iniciados el año pasado cuando se elaboró un estudio similar, pero centrado en la provincia de Cuenca, y cuyas primeras conclusiones se presentaron en diciembre en el Seminario “El Azafrán. Historia, Cultura y Sociedad, siglos XV-XXI” que se celebró en la Facultad de Humanidades de Albacete. En años sucesivos se continuará con Toledo y Ciudad Real, las otras dos provincias de Castilla-La Mancha que forman parte de la Denominación de Origen, hasta completar el mapa de la zona de producción.