El pleno del Consejo Regulador de la DOCa Rioja ha alcanzado un acuerdo sobre los rendimientos de campaña para la próxima vendimia, que serán del 95% para variedades blancas y tintas, es decir, 8.550 kilos por hectárea y 6.175 kilos respectivamente, así como un plan de impulso a los viñedos viejos y centenarios, según la decisión tomada en la última sesión presidida por Fernando Salamero, cuyo sustituto (que todo indica que será Fernando Ezquerro, presidente de FECOAR) tomará posesión de su cargo el lunes de la semana que viene junto con los vocales que configurarán el Pleno durante los próximos 4 años.

El acuerdo estaba próximo y finalmente se ha adoptado la postura intermedia en la que estaba el Grupo Rioja, frente al 100% que defendían inicialmente las cooperativas, las bodegas de ABC y algunas organizaciones agrarias, frente al 90% de ARAG-Asaja de las Bodegas Familiares y Araex.

Asimismo, se permitirá la entrada de uva hasta el 125%, pero todos los excesos superiores al 100% deberán destilarse obligatoriamente. En este sentido, sí se permitirá la transformación de un 5%, adicional al 95% amparado, para acogerse voluntariamente al ‘stock cualitativo’ o para elaborar ‘vino de mesa’, que deberá salir de las bodegas antes del 31 de mayo.

PLAN DE POTENCIACIÓN DE VIÑEDOS VIEJOS Y CENTENARIOS
En la sesión plenaria se ha debatido también una propuesta de potenciación y valorización de los viñedos viejos y centenarios de la Denominación, la cual ha quedado aprobada por unanimidad. Todas las organizaciones presentes en la reunión han convenido que los viñedos viejos y centenarios constituyen un elemento distintivo y diferenciador de la Denominación de Origen Calificada Rioja, el cual debe ser protegido y potenciado. En este sentido, se ha acordado que con carácter transitorio y hasta el año 2030 se considerarán viñedos viejos aquéllos plantados en el año 80 o anteriores, mientras que partir de ese año lo serán aquéllos con 50 años o más, con el fin de hacerlo concordante con la edad de referencia de las ayudas de las CCAA al viñedo viejo.

Como parte del plan acordado, se llevará a cabo una batería de medidas entre las que destacan la elaboración de un registro de viñedos viejos y centenarios, su geo-referenciación y señalización, la aplicación de una reducción transitoria de la cuota del Consejo Regulador sobre la producción de estos viñedos, el desarrollo de actividades formativas para viticultores dirigidas a optimizar su manejo y preservación, y el fomento del uso de las menciones correspondientes en el etiquetado de los vinos así como su puesta en valor mediante acciones de comunicación y promoción específicas.

Son 9.421 hectáreas, el 14% del total de la superficie de la DOCa Rioja las que podrán utilizarla y la fecha se ha acotado a 1980 porque es cuando hay fidelidad de los registros de viñedos (hace 41 años). Ahora bien, paulatinamente irá acercándose a los 50 años la referencia para hacer uso de la mención ‘Viñedo viejo’, algo que se logrará en 2030. La idea de esta progresividad es evitar las notables imprecisiones de los registros anteriores a 1980.