Se ha iniciado la vendimia en la Denominación de Origen Navarra en torno a una semana más tarde con respecto a 2020, la cual fue una de las campañas más precoces de la historia de los registros del Consejo Regulador, debido a que ha sido un año climatológicamente atípico. El comienzo ha sido marcado por las localidades del sur de la región en las zonas de la Ribera Alta y Baja con las variedades de uva blanca: Chardonnay, Sauvignon Blanc y Moscatel de Grano Menudo.

En los días sucesivos la vendimia alcanzará todos los rincones de la Denominación hasta completar el mapa vitivinícola compuesto por 10.017 hectáreas de viñedo. Así, 1.750 viticultores y 85 bodegas afrontan una nueva campaña en la que se van a recoger, según las primeras estimaciones realizadas por la sección de Viticultura y Enología del Servicio de Explotaciones Agrarias y Fomento Agroalimentario del Gobierno de Navarra (EVENA), cerca de 61 millones de kilos de uva blanca y tinta. La cifra supone una disminución del 18% respecto a la cosecha del año pasado que fue especialmente abundante.

Si bien ha habido un retraso en el ciclo vegetativo, al ser un año climatológicamente atípico, la maduración de la uva ha llevado el progreso esperado, por lo que la brotación de la viña está en fechas dentro de la normalidad y las fases del ciclo de la vid han correspondido a las que caracterizan a cada estación del año. Durante la primavera se han producido esporádicas heladas en zonas del territorio que han ocasionado una disminución del volumen total.

La primavera ha sido suave en cuanto a temperaturas. El verano ha estado marcado por contrastes climáticos de jornadas con temperaturas elevadas, alternándose con períodos de cierzo y bajadas de temperaturas. Desde primavera hasta ahora la escasez de lluvias y ausencia de precipitaciones ha marcado el desarrollo de la uva. La cosecha presenta actualmente un estado sanitario óptimo y se prevé una buena calidad de la uva.

Ha sido un año atípico en cuanto a temperatura y precipitaciones que, si bien se prevé va a ocasionar una disminución del volumen total de uva recogida el pronóstico es que sea de una gran calidad que refuerza nuestras buenas expectativas teniendo en cuenta la evolución económica y sanitaria actual”, afirma David Palacios, presidente del Consejo Regulador de la  Denominación de Origen Navarra. El inicio de la campaña llega con buenas noticias en cuanto a la comercialización de los vinos Navarra ya que los datos del primer semestre del año reflejan un incremento de las ventas del 10% respecto al mismo periodo del año anterior.