La detección de un brote de brucelosis ovina ha llevado a activar en Aragón el protocolo de actuación en las diferentes explotaciones ubicadas en la zona afectada, en las que hasta el momento se han detectado siete casos en la zona de las localidades turolenses de La Puebla de Valverde y Sarrión.

El director general de Calidad y Seguridad Alimentaria, Enrique Novales, se ha reunido en La Puebla de Valverde con los ganaderos de este municipio y los colindantes para explicarles el protocolo de actuación que el Gobierno de Aragón está llevando a cabo ante este un brote de brucelosis ovina.

El Gobierno de Aragón aclara en una nota de prensa que la Comunidad tiene la máxima clasificación sanitaria frente a esta enfermedad y que es oficialmente indemne, aunque el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente lleva a cabo un Plan de vigilancia de las explotaciones a través del que se realiza un muestreo de los animales y explotaciones de ovino y caprino.

En una de estas tomas de muestra, realizada en una explotación de La Puebla de Valverde, se detectaron unos animales serológicamente positivos a brucelosis, a los cuales se les realizó la necropsia y el cultivo correspondiente, observando crecimiento microbiológico.

Tras la confirmación de la enfermedad, inmediatamente se realizó la toma de muestras del resto de los animales de la explotación, por parte de los veterinarios de la ADSG, para continuar con las analíticas pertinentes, y extender estas actuaciones a las explotaciones con posible relación epidemiológica y de municipios colindantes, estableciendo radios concéntricos.

«LO QUE PONE DE MANIFIESTO LA DETECCIÓN DEL BROTE ES QUE LOS CONTROLES QUE REALIZA LA ADMINISTRACIÓN FUNCIONAN»

Hasta el momento ya se han sangrado (testado) los animales ubicados en explotaciones situadas en un radio de al menos 15 kilómetros alrededor de la explotación del caso inicial, lo que hace un total de unos 30.000 animales chequeados de 130 explotaciones.

Se ha confirmado la enfermedad en 7 explotaciones pertenecientes a los municipios de La Puebla de Valverde y Sarrión. Siguiendo el protocolo de actuación, se ha ordenado el sacrificio de casi 4.000 ejemplares de las explotaciones afectadas, a las que se procederá a indemnizar según la normativa RD389-2011.

Todavía quedan por analizar unos 15.000 animales de unas 60 explotaciones para completar el muestreo de todas las explotaciones que pertenecen a los municipios colindantes, independientemente de la distancia a la explotación foco.

Asimismo, se han tomado las medidas necesarias de restricciones de movimientos de animales en las explotaciones relacionadas epidemiológicamente.

En cuanto a la situación sanitaria de Aragón en relación con la brucelosis, los chequeos que se han llevado a cabo a lo largo de este año en toda la Comunidad indican una buena situación sanitaria en el resto del territorio aragonés.

El propósito es acotar la enfermedad y recuperar la calificación sanitaria de la zona en un máximo de 60 días con el objeto de mantener la máxima calificación sanitaria frente a brucelosis en toda la Comunidad Autónoma.

«Lo que pone de manifiesto la detección del brote es que los controles que realiza la Administración funcionan», ha declarado Enrique Novales.

El director se ha referido a la importancia de erradicar el brote «para no comprometer la salud pública y garantizar las exportaciones del sector, puesto que entre un 15 y un 20 % de la producción de ovino en Aragón se destina a terceros países».