Se podría hablar de la cuadratura del círculo. Hasta ahora las justificaciones por el bajo precio, incluso tras las dos primeras licitaciones para el almacenamiento privado de la UE, se atribuía a que los mercados estaban más apáticos. Esta semana, estos mismos mercados han comenzado a  moverse, pero los precios en origen del aceite de oliva se mantuvieron sin cambios durante la semana.

Según fuentes de Oleoestepa, el mercado ha recuperado cierta actividad tras los días festivos pero sin incidir en los precios que repiten en extra a 2.300 euros por tonelada, en virgen la horquilla de precios se amplía oscilando entre 1.800 y 1.850 euros y el lampante se mantiene a 1.700 euros por tonelada.

Por su parte, el Sistema de Información de Precios en Origen del Aceite de Oliva (Poolred) de la Fundación del Olivar anotó ligeros repuntes en los precios medios de los aceites virgen y virgen extra; y ligeros descensos en los lampantes.

Según el último Informe semanal de Coyuntura del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en la semana 2, que va del 6 al 12 de enero, las variaciones de precios en el aceite de oliva han sido diferentes según la calidad del mismo y, aunque predominan las variaciones de poca cuantía, se anotan diferencias semanales del 0,98% en el aceite de oliva virgen extra <0,8º, del (-0,16%) en el de oliva virgen de 0,8º a 2º, del 0,05% en el aceite de oliva lampante >2º, del (-0,38%) en el aceite de oliva refinado, del (-0,71%) en el aceite de oliva orujo crudo y del (-0,48%) en el aceite de oliva orujo refinado.

Por su parte, la cotización del aceite de girasol refinado mantiene su tendencia alcista, con un incremento semanal del 0,33%.

Con este panorama, se entiende que todo el sector olivarero ya haya convocado una nueva manifestación en Jaén para el próximo día 30 para poner freno a la bajada de precios. Pero el reto es complicado mientras haya quien quiera implantar esa cuadratura del círculo en el sector.