La Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE) ha demandado «medidas extraordinarias urgentes» y un presupuesto adicional para paliar los «desequilibrios» derivados tras un año de la pandemia de la covid-19 y la realida de que la crisis sanitaria persiste en 2021.

Miembros de la interprofesional se han reunido con el secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, y con el director general de la Industria Alimentaria, José Miguel Herrero, según han detallado en un comunicado.

El objetivo del encuentro era buscar soluciones ante la «grave» situación que atraviesa el sector, lo que hace necesario habilitar un presupuesto «extraordinario para la puesta en marcha de medidas con carácter urgente».

ESTE AÑO «CONTINÚA LA CAÍDA DE LAS VENTAS DE VINO Y, POR TANTO, EL INCREMENTO DE LOS STOCKS EN BODEGAS»

A cinco meses del inicio de la nueva campaña, la crisis sanitaria persiste en 2021 y con ellos el impacto al sector vitivinícola, «muy vinculado» al canal Horeca.

Las medidas extraordinarias que se tomaron en 2020, aunque ayudaron a paliar dichos desequilibrios, «no fueron suficientes» ya que en este año «continúa la caída de las ventas de vino y, por tanto, el incremento de los stocks en bodegas».

Para poder retomar «con fuerza» la actividad comercial y productiva, en la reunión se ha señalado que el sector «no puede permitirse renunciar a las medidas de apoyo incluidas en el Programa de Apoyo al Sector Vitivinícola Español (Pasve)» que buscan la mejora de la competitividad y contribuyen al estímulo de la demanda.

Por ese motivo, se hace «absolutamente necesaria» la dotación de nuevos fondos para poder poner en marcha «nuevamente» las medidas extraordinarias aprobadas por la Comisión Europea que permitan una mejora de la situación del mercado.

El sector y el Ministerio coincidieron en la necesidad de trabajar unidos en estos momentos de crisis y se emplazaron a una nueva reunión a finales de este mes para valorar los avances al respecto y seguir diseñando las medidas necesarias.