La aceitera Deóleo ganó 6,2 millones de euros en 2022, el 89,8% menos que el año anterior, en un contexto «complicado» marcado por la subida del precio de la materia prima y la caída del consumo.

Así lo ha señalado este lunes el grupo, dueño de marcas como Carbonell, Koipe, Hojiblanca, Bertolli o Carapelli, en una comunicación enviada a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El grupo registró unas ventas de 827 millones de euros, el 17,7% más que en 2021, mientras que su beneficio bruto de explotación antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones (Ebitda) fue de 42,9 millones de euros, el 11% menos.

LA SUBIDA DEL PRECIO DEL ACEITE HA PROVOCADO UNA CAÍDA DE LAS VENTA DEL 5% ANUAL

Deoleo ha afirmado en una nota que su cierre del año en positivo «evidencia la solidez de su estrategia» y la «fortaleza de sus marcas», que han «consolidado su liderazgo» en mercados clave como España o Estados Unidos, donde sus cuotas crecieron 1 y 0,9 puntos, respectivamente.

Según la compañía, la subida del precio del aceite de oliva en origen se aceleró en el segundo semestre del año y superó incrementos del 66%, lo que ha causado una caída generalizada del consumo en la categoría y un descenso de sus volúmenes de venta en un 5% anual.

A ese factor se han sumado el alza de los precios de la energía provocado por la guerra de Ucrania, las tensiones en la cadena de suministro, la inflación y la subida de los tipos de interés, ha explicado Deoleo.

Su presidente y consejero delegado, Ignacio Silva, ha subrayado que han logrado resultados positivos por tercer año consecutivo «manteniendo la confianza de los consumidores» en las marcas e impulsando el desarrollo sostenible de la categoría.

El margen bruto unitario creció un 6% anual, influido por la evolución favorable del tipo de cambio y a pesar del incremento de los costes.

La deuda financiera neta a cierre de ejercicio se situó en 101 millones de euros, un 15% menos que en 2021.

La volatilidad e incertidumbre de la situación del mercado ha llevado al grupo a modificar determinadas condiciones de su préstamos a largo plazo para tener más flexibilidad, de mutuo acuerdo con sus acreedores.

En 2022, el grupo destinó un 36% de sus inversiones a proyectos vinculados a la sostenibilidad, y compró un 44 % de su aceite de oliva de almazaras certificadas como sostenibles.

Deoleo ha estimado que el ejercicio de 2023 seguirá siendo «complicado» ante los resultados del año anterior, ante la reducción prevista de la cosecha en un 23% a nivel mundial, un 34 % en Europa y un 48 % en España.

Tras la presentación de los resultados, las acciones de Deoleo en la Bolsa de Madrid bajaban un 0,38% a las 9.44 hora local y cotizaban a 0,26 euros.