La Asociación Empresarial de la Fruta de Cataluña, Afrucat, asegura que las existencias a 31 de octubre de 2020 de manzanas y peras almacenadas en las cámaras catalanas son las más bajas de los últimos cinco años.

El incremento del consumo de manzanas y peras durante la pandemia, la corta cosecha de fruta de verano y las bajas previsiones de cosecha de estas dos frutas de esta campaña, la cual se pronosticaba como la más corta en fruta de semilla de los últimos ocho años en Europa, son algunas de las causas que podrían explicar el descenso.

Según ha informado Afrucat, el descenso más destacado lo protagoniza la manzana, con un 30% menos con relación al año pasado y un 18% inferior al promedio de los últimos cinco años.

Concretamente, la manzana Golden es la que más kilos baja y llega a perder hasta un 33% con respecto al año pasado y un 30% si se compara con las cifras de los últimos cinco años.

Si se analiza por demarcaciones, la bajada es superior en Lleida que, en Girona, al tener la primera un 36% menos de manzana estocada, frente al 8% menos de Girona.

En número exactos, Afrucat especifica que a fecha 31 de octubre de 2020 en Lleida había 151.682 toneladas de manzanas y 85.892 de peras en stock, ambas cifras inferiores a las del año pasado.

Lo mismo pasa en Girona con unas existencias de 53.417 toneladas de manzana, a la espera de tener datos completos y globales de las peras en esta demarcación catalana.

Cabe recordar que, curiosamente, al inicio de la campaña, para la cosecha de manzanas y peras de este 2020, Afrucat preveía un «colapso» del campo catalán porque la empresas no dispondrán del 60% de los trabajadores del campo que se necesitan debido a las restricciones fronterizas y de movilida, algo que finalmente no se produjo con las medidas impulsadas por el Gobierno.