La consellera de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, Elena Cebrián, ha pedido al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente una «mayor sensibilidad» con la situación de sequía que atraviesa la Comunitat Valenciana.

Según ha informado la Generalitat, durante la inauguración del IX Congreso Ibérico de Gestión y Planificación del Agua, organizado por la Fundación Nueva Cultura del Agua, que ha tenido lugar en el Campus de Tarongers de la Universitat de València, Cebrián ha apelado a las confederaciones hidrográficas del Júcar y del Segura, dependientes del Ministerio, a una mayor coordinación.

La consellera ha señalado que desde su departamento se está desarrollando una política activa de promoción de la eficiencia y el ahorro en el uso del agua en la agricultura y en la gestión de la oferta de los recursos hídricos.

«Hemos de acostumbrarnos a gestionar situaciones de escasez de sequía que son cada vez menos excepcionales»


Ha asegurado, además, que desde Agricultura se trabaja en la gestión de la demanda, «orientada a una nueva gobernanza del agua basada en una mayor participación y en un mayor nivel de diálogo, aparcando las disputas entre comunidades autónomas y dentro de ellas».

COMUNITAT VALENCIANA SEQUIA 2«Hemos de acostumbrarnos a gestionar situaciones de escasez de sequía que son cada vez menos excepcionales. La Conselleria apuesta por una visión de conjunto de los recursos hídricos, aprovechando fuentes alternativas como la depuración y la desalación», ha explicado.

Estos procedimientos, ha añadido Cebrián, tienen el propósito de duplicar el agua regenerada respecto a los parámetros actuales, y de contribuir a paliar la demanda hídrica.

preocupación porque se puede dar paso a un otoño más cálido y seco de lo normal

«Hay que contar con la desalación como recurso alternativo a un coste más económico», ha destacado, puesto que en la Comunitat Valenciana, ha asegurado, se dispone de las infraestructuras construidas «y hay que tratar que funcionen de la manera más eficaz posible y eficiente en consumos energéticos, sin renunciar a los trasvases, en el marco de la solidaridad interterritorial».

La consellera ha expresado su preocupación por la evolución de la situación hídrica de los próximos meses en la Comunitat Valenciana, debido a que el verano, según las previsiones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), va a dar paso a un otoño más cálido y seco de lo normal.

Por ello, ha resaltado la importancia de «poner en común la nueva forma de hacer política del agua que necesitamos, y de tener una visión de todos los impactos sobre el territorio y los ecosistemas, así como de todas las necesidades de la sociedad y los sectores económicos», todo ello «teniendo en cuenta el derecho humano al acceso al agua promulgado por las Naciones Unidas».