El Consejo Rector de la cooperativa Oleoestepa SCA celebrado el martes pasado en sus instalaciones ratificó la incorporación de la cooperativa Virgen de la Oliva a partir de la campaña oleícola 2021-22.

La cooperativa Virgen de la Oliva S. COOP. AND. de Mollina (Málaga) nace a finales de los años setenta gestionando tres actividades agrícolas principales en su territorio: aderezo y aceite en olivar y viñedo. Sus 377 socios cultivan un área de unas 6685 hectáreas de olivar, lo que supone una producción media de más de un millón de kilogramos de aceite de oliva.

Tras este acuerdo su presidente Manuel Cebrián Cabello señaló la relevancia de la integración en un proyecto cooperativo como el de Oleoestepa SCA, que destaca por su apuesta decidida por la valorización de los aceites de oliva virgen extra de sus agricultores asociados.

La actividad oleícola de esta cooperativa se desarrolla principalmente en el término municipal de Mollina, en la provincia de Málaga, limítrofe al territorio de la comarca de la Denominación de Origen Estepa. El presidente de Oleoestepa SCA, Jesús Pedro Juárez Martín, quiso destacar la similitud con las características y prácticas agronómicas de la comarca amparada, siendo mayoritaria en ambas zonas la variedad hojiblanca, y contando también con la certificación de Producción Integrada, al igual que la totalidad de las cooperativas asociadas.

La integración a Oleoestepa SCA, vigente a partir del 1 de noviembre con el inicio de la nueva campaña, supone un paso más en el desarrollo y consolidación de esta cooperativa de segundo grado del que ya forman parte dieciocho almazaras y más de 7000 familias olivareras, ubicadas en las provincias de Sevilla y Córdoba. De este modo, la participación de esta nueva cooperativa al proyecto de Oleoestepa supone la entrada en la provincia de Málaga.

Esta incorporación supone un incremento de la capacidad productiva que excederá las 36.000 toneladas de aceite de producción media y las 60.000 hectáreas dedicadas al cultivo del olivar.