La contratación de tabaco en España de cara a la campaña 2017-2018 se mantiene en volúmenes similares a los de los últimos años y se sitúa en 30.011 toneladas, prácticamente la misma cantidad que el sector prevé cultivar.

En un comunicado, la Mesa del Tabaco -entidad que agrupa a agricultores, transformadores, fabricantes y distribuidores- ha recordado que en los últimos dos años la contratación fue de 30.206 y de 30.769 toneladas, levemente superior.

El director de la Organización Interprofesional del Tabaco de España (Oitab), Ricardo Miranda, ha explicado en declaraciones a Efeagro que la producción prevista para el período 2017-2018 coincide con el volumen contratado.

Los precios de este año esatarán en la misma línea de los pagadoS el año pasado

Miranda ha recordado que la contratación no es algo fijo debido a que los agricultores hacen «rotación de cultivos», y se ha mostrado satisfecho con los acuerdos alcanzados con tres de las cuatro grandes multinacionales que operan en España (Japan Tobacco International, Altadis y Philip Morris), que comprarán tabaco nacional.

El 94,4% del tabaco contratado será de variedad Virginia, frente al 4,4% de Burley y el 1,2% de Havana.

Los precios de contratación oscilan en función de la calidad, y en el caso del Virginia se calcula que superarán ligeramente los 2,25 y 2,27 euros por kilo del año anterior, según Miranda.

La contratación de este producto se realiza a través de la industria de primera transformación, donde se procesa la hoja y se prepara para venderla después a cada fabricante.

Cetarsa se sitúa a la cabeza, con el 74,8% del total de tabaco contratado, seguida por Deltafina (14,3%), Agroexpansion (5,8%) y Mella (3,5%), mientras que el 1,6 % restante corresponde a otros compradores.

La región de Extremadura concentra el 97% de todo el cultivo de hoja de tabaco en España, el tercer país productor de la Unión Europea (UE), por detrás de Italia y Polonia. Desde la Oitab han resaltado que el cultivo de este producto se realiza bajo criterios de sostenibilidad y supone un «motor económico» para la comunidad autónoma al dar sustento directa e indirectamente a 20.000 familias.