En plena campaña de recogida de frutos secos y ante el repunte en los robos de almendras, la Unión de Agricultores y Ganaderos de Aragón, UAGA-COAG, se ha reunido con la Guardia Civil para buscar medidas que frenen estos hurtos.Y una de las conclusiones claras que se ha sacado del encuentro es que es necesaria la colaboración de los propios agricultores para evitar la comercialización de esta almendra robada.

En ese sentido, las fuerzas de seguridad señalan que es primordial impedir que haya compradores o receptores de esa producción, de ahí que hayan iniciado una campaña de inspecciones en los almacenes donde se recogen las almendras.

UAGA solicita la colaboración de todos los agricultores para que cumplan con la obligación de identificar la procedencia de la cosecha de almendras que entregan a los almacenistas. De esta manera, será más fácil identificar aquellas producciones de dudoso origen y pode actuar policialmente contra quienes quieren venderlas.

La organización agraria destaca asimismo la importancia de la implicación y colaboración de los propios agricultores con la Guardia Civil y recomienda denunciar cualquier robo o práctica fraudulenta, máxime en estos momentos de plena campaña con caída de las cotizciones.

Por último, para atajar los robos en el campo, UAGA ha propuesto estas medidas:

  • Elaboración de mapas de cultivos y cosechas susceptibles de robos, para optimizar la presencia de efectivos policiales en tiempo y forma. Asimismo, deberían identificarse los puntos de mayor incidencia para concentrar esfuerzos.
  • Elaboración de un sistema electrónico de registro de robos a nivel nacional, en colaboración con las CC.AA, para cruzar datos y detectar de forma rápida y eficaz los casos de reincidentes.
  • Y finalmente, reclaman que haya efectivos suficientes para la prevención, investigación y coordinación de los robos en el medio rural.