La Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG) y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha han propuesto rebajar las dotaciones de riego en las masas de agua Mancha Occidental I y Sierra de Altomira, en el Alto Guadiana, ante la situación de emergencia en la que se encuentran sus acuíferos.

Así lo ha dado a conocer este jueves  21 la CHG en un comunicado de prensa, en el que ha dado cuenta de la celebración de las últimas juntas de explotación de la masas de agua subterránea que se distribuyen en la cuenca del Alto Guadiana.

En estas reuniones, la Confederación del Guadiana ha dado a conocer los resultados de seguimiento de la evolución piezométrica y del estado químico de las masas de agua subterránea, en los que ha quedado de manifiesto la bajada de los niveles piezométricos experimentada desde 2013, sin que se haya revertido la tendencia decreciente de los mismos durante 2019.

Ante esta situación, y a raíz del último informe de sequía y escasez, la CHG ha propuesto reducir para el uso de regadío el volumen para todos los aprovechamientos un 10 por ciento respecto a las asignaciones de 2019, resultando una dotación máxima de 1.800 metros cúbicos por hectárea para herbáceos y 1.350 metros cúbicos por hectárea para leñosos.

La decisión de rebajar el riego estará en vigor mientras durase la situación de emergencia

La Consejería de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural de Castilla La Mancha, por su parte, ha propuesto para esta masa de agua una dotación de 1.900 metros cúbicos por hectárea para cultivos herbáceos y 1.400 metros cúbicos por hectárea para cultivos leñosos lo que supone una reducción del 5 por ciento y del 6,67 por ciento, respectivamente.

En cualquier caso, al igual que ha hecho en el resto de masas de agua del Alto Guadiana, ha condicionado este recorte a que esté en vigor mientras durase la situación de emergencia.

Por su parte, la Comunidad de Regantes Mancha Occidental I ha propuesto prorrogar el Régimen de Extracciones del año 2019 al año 2020 y si el escenario de emergencia no cambiara se estudiaría la situación con los datos de la evolución de los niveles freáticos antes del inicio de la campaña de riegos en marzo, adoptándose entonces otras medidas.

En el caso del acuífero de Sierra de Altomira, el último informe de sequía y escasez advierte que se está próximo al umbral de emergencia, por lo que la CHG ha propuesto rebajar el riego y el volumen para todos los aprovechamientos en un 10 por ciento respecto a las asignaciones de 2019, resultando una dotación máxima de 1.980 metros cúbicos por hectárea para herbáceos y 1.350 metros cúbicos por hectárea para leñosos.

A su vez, la Junta de Comunidades ha propuesto una dotación de 2.100 metros cúbicos por hectárea para cultivos herbáceos y 1.400 metros cúbicos por hectárea para cultivos leñosos, lo que supone una reducción del 4,5 por ciento y del 6,67 por ciento, respectivamente, y ha indicado que esta situación estaría en vigor mientras durase la situación de alerta.

La Comunidad de Regantes Sierra de Altomira, ha agradecido la propuesta del Gobierno regional, si bien, ha propuesto prorrogar el régimen de extracciones de 2019 al año 2020 y en caso de que la situación pase de alerta a emergencia, aplicar una reducción del 5 por ciento.

En ambos casos, la Junta de Explotación ha acordado elevar a la Junta de Gobierno de la CHG todas estas propuestas, para que adopte una decisión final.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here