La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) ha aprobado este miércoles 28 un desembalse para riego agrícola máximo de 925 hectómetros cúbicos para el riego de los cultivos del sistema de regulación general, un 16% menos que el aprobado en el 2020 debido a que la cuenca está en alerta por la ausencia de lluvias.

Con este volumen se ha autorizado una dotación máxima de 2.800 metros cúbicos por hectárea, un 38,8% menos que la asignada el pasado año y un 53,3% menos con respecto a su dotación concesional.

En la actualidad, el volumen embalsado en los 48 embalses de regulación de la cuenca asciende a 3.408 hectómetros cúbicso, un 42% de la capacidad total de embalse y 598 menos que hace un año, si bien está garantizado el suministro de agua para tres años para el abastecimiento de la población, ha asegurado en un comunicado la CHG.

Al volumen autorizado para un desembalse para riego agrícola, de los que ya se han desembalsado 70 hectómetros desde marzo, podrán sumarse hasta 40 más para completar la campaña en octubre, siempre y cuando las precipitaciones de septiembre y octubre lo permitan, ha informado la CHG.

HAY UN COMPROMISO DE CELEBRAR UN NUEVO PLENO EN CASO DE QUE LA SITUACIÓN HIDROLÓGICA MEJORARA, Y «DE SER ASÍ SE PODRÍAN ALCANZAR LOS 3.000 M³ POR HECTÁREA”

El presidente de la Confederación, Joaquín Páez, ha explicado que “con los 2.050 hm³ embalsados en el Sistema de Regulación General, solo se permite un desembalse de 925 hm³, una cifra que se sitúa a la mitad de la horquilla que se propone en el plan de sequía para la situación de alerta en la que se encuentra la cuenca”.

No obstante, el presidente ha recalcado su compromiso de celebrar un nuevo pleno en caso de que la situación hidrológica mejorara, y ha manifestado que, «de ser así se podrían alcanzar los 3.000 m³ por hectárea”.

Además de los 925 hm3 máximos de agua para la Regulación General, el pleno de la Comisión de Desembalse ha acordado autorizar 30 hm3 para los riegos extraordinarios de superficies de regadío en precario que cuenten con infraestructuras de riego y que, debido al estado actual de los embalses, puedan ser beneficiarias de una dotación acorde con sus cultivos de forma excepcional, siendo compatible con el Plan Hidrológico de cuenca.

Por otro lado, el volumen de agua reservado para que circule por la zona del estuario, fundamentalmente destinado al cultivo del arroz, se ha fijado en 187 hm3.