La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha alertado de incrementos importantes de caudales en los tercios norte y este de la cuenca ante los avisos naranjas por precipitaciones intensas y persistentes de los próximos días emitidos por la Agencia Estatal de Meteorología.

La CHE no descarta crecidas de carácter extraordinario este martes y el miércoles 23 en las cabeceras de los ríos Segre, Noguera Pallaresa, en los afluentes de la margen izquierda del Segre en su tramo bajo (Sió, Corb, Cervera, etc), en las cuencas del Guadalope, del Matarraña y en los afluentes de la margen derecha de la desembocadura del Ebro (aquellos que proceden de la vertiente catalana de los Puertos de Beceite).

En los tramos medios de los ríos Segre y Noguera Pallaresa, los embalses que actualmente se encuentran en situación de bajas reservas, podrán realizar un efecto laminador reduciendo los caudales circulantes hacia aguas abajo.

Desde la CHE se está realizando un seguimiento pormenorizado del episodio y se están tomando las medidas oportunas en los embalses de la cuenca con el objeto de reducir, en la medida de lo posible, los caudales circulantes aguas abajo de los mismos, informa el organismo de cuenca en una nota de prensa.

Entre otras actuaciones se van a comenzar los vertidos desde la presa de Oliana hacia Rialb, se va a gestionar la presa del El Puente (Guadalope) por las obras de recrecimiento de Santolea y se van a reducir los vertidos desde el embalse del Ebro.

Para las jornadas del miércoles y jueves está previsto que las lluvias se desplacen hacia el oeste, lo que generará aumentos de caudal en otros ríos de la cuenca, como el resto de los afluentes del Pirineo y otros como el Arga, Zadorra, cuenca alta del Ebro y afluentes riojanos, con el consiguiente aumento de los caudales del tramo medio del Ebro.

En estos momentos los caudales previstos en todas estas cuencas son de carácter ordinario.